La ecocardiografía | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

La ecocardiografía

La ecocardiografía forma parte del llamado diagnóstico de órganos y se realiza entre las semanas 19 y 21 del embarazo(como tarde, en la semana 22/23 de embarazo). Aunque la mayoría de los defectos cardiacos ya se pueden detectar entre las semanas 13 y 14 de embarazo, no es posible hacer una valoración definitiva del corazón, de su funcionamiento y flujo sanguíneo, hasta que hacemos uso de la ecocardiografía.

No se suele realizar más tarde, ya que a menudo el diagnóstico se vería afectado por la posición del niño y la mala transmisión acústica a través de las costillas.

Frecuencia de defectos cardíacos

  • De ocho a diez niños de mil nacen con un defecto cardiaco.
  • Cuatro de mil niños tienen un defecto cardiaco grave, que exige una intervención.
  • Los defectos cardiacos son, después de anomalías de los riñones, las vías urinarias y anomalías en el esqueleto, la tercera anomalía más frecuente en niños.

¿Qué se puede valorar con la ecocardiografía?

El examen y posterior valoración del corazón del niño, depende aún más que el examen de otros órganos, del grado de cualificación del médico examinador. También tiene mucha importancia la calidad del aparato empleado. El corazón y el niño están en movimiento constante, de forma que a menudo es muy complicado examinar estructuras muy pequeñas.

Por eso, la ecocardiografía, en caso de alteraciones muy pequeñas, como por ejemplo un agujero pequeño en el tabique cardiaco, tiene sus límites.

Primero se realiza una ecocardiografía fetal en blanco y negro. Se controlan los siguientes puntos:

  • La posición, el tamaño y la simetría del corazón.
  • La anatomía de las estructuras cardiacas.
  • El funcionamiento de las válvulas del corazón.
  • La frecuencia de latido del corazón.
  • La posición y número de los grandes vasos sanguíneos: arterias y venas.

Con la ayuda de la ecografía doppler que utiliza códigos de color se controlan también los siguientes detalles:

  • El funcionamiento de las válvulas del corazón.
  • Los tabiques cardiacos.
  • Los vasos sanguíneos en el corazón (con respecto a su dirección y a su velocidad).
  • Los vasos sanguíneos en las grandes arterias y venas (con respecto a su dirección y a su velocidad).

¿Qué significado tiene el examen para mí?

La mayoría de los defectos cardiacos se pueden corregir con una o varias operaciones, o fármacos . Pero la vida y la salud del niño pueden depender considerablemente de un diagnóstico exacto del corazón y la detección temprana de un posible defecto cardiaco.

La mayor parte de las cardiopatías congénitas se presentan como un defecto aislado sin asociarse con otras enfermedades, aunque aprox. un 30% de los bebés con un fallo cromosómico o un síndrome genético tendrán alteraciones cardiacas asociadas también.
Si se diagnostica un fallo cardiaco en un niño te envían a un especialista (la mayoría de las veces a un pediatra especializado en cardiología). Él hablará contigo sobre el procedimiento a seguir, si hay que intervenir de inmediato intraútero (antes de nacer) o tiempo después, si es aconsejable que el parto se realice en un hospital u otro dependiendo de la asistencia que se le haya de prestar al recién nacido etc.

Muchos padres de niños con defectos cardiacos reciben apoyo de grupos de ayuda mutua. En España la Asociación “Menudos Corazones”:http://www.menudoscorazones.org/index.php?option=com_content&task=view&id=32&Itemid=70&lang=es reúne a asociaciones de padres con niños con defectos cardiacos de prácticamente todas las autonomías, puede serte de gran ayuda en caso de que tu bebé esté en esta circunstancia.