La importancia de la primera Navidad para el niño | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje

La importancia de la primera Navidad para el niño

Si tenemos que elegir un lugar para pasar la Navidad, lo mejor es hacerlo en nuestra casa, ya que nuestro niño estará visualmente adaptado a ella y ya existirán ciertas precauciones, como haber tapado los enchufes, haber quitado las figuritas de cristal y forrado las esquinas de los muebles.

Si, por el contrario, tenemos que salir de casa para la cena, ¡calma! Basta con sentar al niño en un sitio cerca de donde estemos y con juguetes nuevos o que lleve mucho tiempo sin usar, para que así resulten novedosos para él y esté entretenido. Intentad tomar las precauciones que hacéis en casa: alejar las figuritas del belén, cuidado con ciertos alimentos que se pueda atragantar y mantenerle fuera del árbol de Navidad.

¿Qué hacemos con la comida?

Las cenas en esta época suelen ser pronto, por ello, es conveniente darles la cena antes a los niños. Probablemente, querrán probar alimentos que tenemos en la mesa, como los dulces. No pasa nada por dárselos, pero como siempre, con prudencia y en pequeñas cantidades.

¿Y con el sueño?

Como terminamos de cenar algo más tarde, también el niño se acostará tarde. ¿Solución? Una buena siesta para que pueda acostarse más tarde que de costumbre. Sin embargo, hay algunos niños que llevan muy mal el cambio de horarios. Si tu hijo también sufre con el desequilibrio de horarios, lo mejor es acostarle a su hora como en casa: una habitación oscura, su peluche, su pijama, etc.

Reyes Magos y Papá Noel

A nuestros hijos les pueden asustar tanto los Reyes Magos como Papa Noel: grandes, mucha barba y mucho pelo. ¿Queremos que se haga una foto con ellos? Despacio.
Podemos empezar con un periodo de adaptación, viéndolos desde lejos y observando la reacción de nuestros hijos. Si tienen miedo, no es recomendable que nos acerquemos, pero si el niño quiere ir, podemos llevarle.