La moda del Raw Food | LetsFamily
embarazo
La moda del Raw Food
Actualidad Embarazo

La moda del Raw Food

Adaptarla a nuestras necesidades es importante, pero aún lo es más adaptarla a nuestros principios. Si no queremos consumir productos de origen animal podemos seguir una dieta vegetariana o vegana, si lo que necesitamos es encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente mejor decantarnos por la dieta macrobiótica, o seguir con nuestra rica dieta mediterránea donde encontramos gran variedad de opciones siempre dando prioridad a los cereales integrales, verduras, frutas, legumbres y AOVE.

Sin embargo, existe una corriente alimentaria que cada vez gana más adeptos y más fama, el crudiveganismo o ‘raw food’. Esta nueva vertiente se caracteriza por consumir alimentos en su mayoría crudos, sin cocinar, o hacerlo a temperaturas que no superen los 42 grados. De esta manera se conservan las propiedades intactas de frutas y verduras, limitando el consumo de carnes, pescados, cereales y legumbres.

Defensores y detractores a partes iguales

Esta dieta se está haciendo especialmente popular después de que celebrities como Demi Moore, Madonna o Gwyneth Paltrow hayan confesado que la siguen a pies juntillas, pero hay que tener en cuenta la opinión de los nutricionistas que apuntan ciertas carencias que pueden dañar nuestra salud. El Crudiveganismo consume los alimentos prácticamente crudos, algo que puede tener muchas ventajas por su cantidad de fibra y antioxidantes. Al consumir la fruta y la verdura crudas se conservan el 100% de sus propiedades.

Mantiene a raya los niveles de grasa y colesterol, ya que se reduce al máximo el consumo de carne, y también es una gran aliada antienvejecimiento. Además, es una forma de cuidar el medio ambiente pues se consumen productos frescos, de temporada y de proximidad.

Pero hay que tener en cuenta que nos puede suponer una carencia de nutrientes esenciales como las vitaminas del grupo B o el Hierro, lo que puede provocar anemia si la seguimos durante largos periodos de tiempo sin tomar algún suplemento que nos lo equilibre. Tener en cuenta, además, que un consumo excesivo de fibra puede provocar hinchazón abdominal y dificultar la absorción de algunos minerales.

Buscando el equilibrio

Hay algo en lo que sí coinciden los expertos y es que en combinar distintas clases de cocinado para aprovechar al máximo los nutrientes es la clave para que la dieta sea completa y equilibrada. Ya se ha demostrado que las verduras durante la cocción pierden gran parte de sus vitaminas hidrosolubles, por lo que cocinarlas al vapor y poco tiempo no alterará sus propiedades.

La carne o los pescados podemos cocinarlos poco tiempo, no es necesario pasarnos porque se desnaturalizan parte de sus grasas y proteínas, destruye enzimas y se pierden parte de las vitaminas, sobre todo en el caso de los pescados. También podemos optar por el marinado, hay infinidad de opciones con los que dar sabor y “cocinar” de alguna manera los alimentos de origen animal utilizando zumo de limón, salsa de soja o vinagres naturales. El resultado podemos consumirlo en forma de carpaccio o ceviche.

Los alimentos fermentados también son una buena opción a tener en cuenta por sus propiedades para la flora intestinal: mejoran la digestión y asimilación de los alimentos; sus enzimas tienen acción depurativa; facilitan la estabilidad de la microbiota; son grandes protectores y antiinflamatorios; incluso mejoran la función cerebral.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: