La muerte súbita infantil | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

La muerte súbita infantil

Es muy importante conocer bien este fenómeno y sus posibles causas para poder tomar las medidas preventivas adecuadas.

Los padres deben estar informados sobre la muerte súbita, ya que sucede en casi un 2 por mil de lactantes sanos, sin patología previa en el rango de edad que va del mes al año de vida.

Es un episodio dramático con final fatal del que no se conocen sus causas exactas y que se da en niños menores de 1 año sin patología conocida. Desde hace muchos años se están investigando sus orígenes y a pesar de no conocer el mecanismo exacto de por qué se produce, sí que hemos avanzado en una serie de recomendaciones que de alguna forma previenen la posibilidad de padecerla. Así, la Academia Americana de Pediatría en el año 1992 aconsejó que los lactantes durmieran boca arriba o de lado (“back to sleep”), objetivándose una disminución del 40% de las muertes súbitas en dicho país. Durante los primeros meses es importante el colocarle de vez en cuando boca abajo y jugar con él para favorecer el tono del cuello y la movilidad del mismo.

Existen otras medidas que han disminuido la posibilidad de padecerla, así tenemos que durante el embarazo es fundamental que la madre no fume y que esté poco expuesta al humo del tabaco. Además, se debe evitar en la medida de lo posible que tenga un parto prematuro, que ocasionaría con mayor probabilidad un neonato con problemas respiratorios por inmadurez pulmonar, lo que precisaría en muchos casos terapia intensiva y al que le podrían sobrevenir cuadros de apneas (dejan de respirar) que son típicos en el pretérmino. Este problema respiratorio le podría dejar secuelas y ser más proclive a una muerte súbita. Es por ello que a muchos grandes prematuros al salir del hospital se le colocan unos electrodos que detectan la apnea, nos avisan y podemos actuar en consecuencia.

La lactancia se ha visto que también disminuye el riesgo, siendo importante por otro lado que la madre no fume si da el pecho y si le da biberón, que evite tanto ella como el padre, fumar en casa, ya que así se consigue un ambiente libre de humos para el buen desarrollo pulmonar del niño.

Existen otras recomendaciones como son, utilizar un colchón duro, evitar tapar al niño en exceso con la manta, por lo que se recomienda utilizar un saco para dormir. El lactante debe dormir en su propia cama. Evitar que el lactante cubra su cabeza con las sábanas (es conveniente que los pies del bebé contacten con el límite de la cuna, de ésta manera tendrá menos posibilidades de desplazarse por debajo de la ropa de cama).

También conviene no colocar un montón de peluches en la cuna y mantener la temperatura de la habitación en torno a los 21ºC, aireándola diariamente (con 10 minutos es suficiente). Últimamente se está dando mucha importancia al empleo del chupete como preventivo. Lo recomendamos a partir de los 20 días de vida ya que antes puede interferir en el normal desarrollo del agarre del bebé al pecho y lo deberemos retirar antes de los 18 meses. Si usa chupete que este sea acorde con su boca para evitar problemas odontopediátricos posteriores.
Una vez el lactante inicie la guardería, no debería llevarlo para así evitar el compartir mocos y catarros con los compañeros.

Con estas medidas, tal vez podamos disminuir la posibilidad de una muerte súbita. Os animamos a ponerlas en práctica aunque creáis que el tema no va con vosotros por tener un hijo fuerte y robusto.