La persona ideal para cuidar a mi hijo | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

La persona ideal para cuidar a mi hijo

Al principio el bebé exige tu atención y afecto prácticamente todo el día, por eso para ir a comprar tranquila o poder dedicarte una tarde, necesitarás saber que está en buenas manos. Las tardes que puedes pasar con tu pareja fuera de casa, pueden ayudaros a revivir vuestra relación.A lo mejor estás planeando tu vuelta al trabajo y pensando con quién dejar a tu hijo cuando llegue el momento.

A la mayoría de los padres al principio les resulta difícil separarse de sus hijos y confiar en otras personas, como una niñera o una au-pair; incluso si se trata de los abuelos o amigos. Es un paso muy difícil cuando todavía no puede decir si se encuentra bien o no. Rápidamente surgen muchas dudas. ¿La abuela podrá proteger a nuestro hijo? ¿Qué pasa si la cuidadora que se ha quedado con nuestro hijo se pasa horas y horas hablando por teléfono en vez de cuidar de él?

Aún así, cuando notes que esos ratos libres te sirven incluso para volver junto a tu hijo con nuevas energías y que además tener contacto con personas que no son sus padres, puede enriquecerle, te resultará más sencillo dar ese paso.

Las otras personas ayudarán a tu hijo a vivir nuevas experiencias. A lo mejor la canguro sabe cantar muy bien, quizás la educadora en la escuela infantil conoce un montón de trucos para hacer comer a tu hijo por su cuenta … el hecho de que haga algunas cosas diferentes a ti no tiene que suponer un problema. Para el niño es muy importante darse cuenta que hay más personas en las que puede confiar y con las que se encuentra seguro y a gusto.

Está claro que sólo dejarás a tu hijo con personas o en instituciones en las que confías. Tu instinto te ayudará a encontrar la mejor solución, en todo caso, lo que es válido para una familia, puede no serlo para otra.

El intercambio de experiencias con otros padres

Hablar con otros padres y poder contarse las alegrías y preocupaciones, darse consejos mutuamente y ver que hay más personas que están pasando por los mismos problemas, puede ser una experiencia muy enriquecedora.

Además, podéis ayudaros unos a otros turnándoos para cuidar a los niños. Es una buena solución si tenéis amigos o conocidos en la misma situación que vosotros. Quizás has conocido a otros padres durante el curso de preparación al parto o en el hospital con un hijo de la misma edad que el vuestro.

Estas amistades entre madres y padres son algo muy bonito y útil. Los padres que tienen niños mayores también te pueden recomendar alguna niñera o comentarte sus experiencias con la guardería.

Para ahorrar tiempo y nervios: queda con una amiga que sea madre en un parque infantil cerca de un supermercado. Mientras una de las mamás se queda con los niños en el parque, la otra podrá dedicarse tranquilamente a las compras.