La siesta: ni demasiado larga, ni demasiado tarde | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje

La siesta: ni demasiado larga, ni demasiado tarde

Si para ti es importante pasar una noche tranquila y que tu hijo (de un año o más) duerma también bien de noche, entonces deberían haber pasado como mínimo cuatro horas desde que el niño durmió durante el día y el momento de acostarse.

Una siesta muy larga puede dificultar enormemente que el niño se duerma después por la noche, y encontrarte que tu hijo a las nueve de la noche simplemente no tenga sueño ni ganas de acostarte. Por eso, si tu hijo no se despierta él sólo de la siesta, no dudes en ayudarle a hacerlo. Habla un poco con él, acarícialo o simplemente haz un poco más de ruido que de costumbre mientras recoges, limpias o realizas otras tareas domésticas.

Por cierto: si tu hijo se despierta él solo después de la siesta o por la mañana, entonces levántalo y no le dejes demasiado tiempo en la cama. Tiene que ver la cama como un lugar al que se va para dormir y no como un lugar para jugar.

Para que tu hijo se duerma solo y no se despierte a menudo necesita amor y comprensión, reglas, ritmo, rituales: durante el día aprender el método correcto para dormir: por la noche.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: