Lipofilling: la última tendencia en reducción e implantación de grasa corporal | LetsFamily
embarazo
Actualidad Uncategorized

Lipofilling: la última tendencia en reducción e implantación de grasa corporal

Cuidarse durante todo el año es la mejor garantía para sentirnos bien por dentro y por fuera y que esta ‘operación bikini’ no nos haga ninguna falta, sin embargo, hay muchos casos en los que la genética, los embarazos o simplemente poca fuerza de voluntad, nos hagan replantearnos otras soluciones que nos hagan sentirnos mejor con nosotras mismas.

Hasta el momento la liposucción o la lipoescultura han sido dos técnicas muy recurridas para eliminar el exceso de grasa de nuestro cuerpo. Recurrir a este tipo de métodos es cada vez más frecuente y, en esta época del año, las clínicas se cargan hombres y mujeres que quieren recuperar su figura. Ahora, está en plena tendencia una nueva técnica que pretende de alguna manera “repartir” nuestro exceso de grasa corporal para remodelar nuestro cuerpo.

El “Lipofilling” o Abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico que pretende aumentar el volumen de algunas partes de nuestro cuerpo con la grasa obtenida mediante una liposucción. Es muy común ver que nos sobra grasa del abdomen o de los muslos pero tenemos la cara fina, las mamas pequeñas o el glúteo caído al mismo tiempo. Esta moderna técnica permite conseguir un aumento de volumen duradero en mamas, glúteos, cara, piernas o cualquier otra zona de nuestro cuerpo utilizando la propia grasa corporal que sobra de otras zonas. Incluso pueden repararse cicatrices cutáneas deprimidas.

La principal ventaja sobre otro tipo de rellenos es que se utiliza la propia materia orgánica de la persona, lo que hace que no provoque efectos secundarios ni rechazos de ningún tipo. En el caso de los glúteos se adapta mejor que las prótesis, aunque es en intervenciones combinadas de procedimientos estándar de cirugía con las últimas técnicas aliadas de la medicina estética donde está ofreciendo mejores resultados.

Como en todo proceso quirúrgico antes de someterse a esta intervención es necesario un estudio médico preoperatorio del paciente que incluye análisis de sangre con pruebas de coagulación, electrocardiograma, y en algunos casos placa de tórax. Una vez comprobado que los resultados son óptimos para proceder al relleno de grasa se realiza una prueba de anestesia, que puede ser local (con o sin sedación) o general si la liposucción supera los 4.000 cc, aproximadamente. Cada clínica sigue su propio protocolo y se adaptará a las necesidades de la persona que vaya a realizarse el tratamiento. En cualquier caso no suele ser necesario el ingreso hospitalario, sino que se hace en un hospital de día.

Para obtener los mejores resultados es recomendable realizarse la intervención unos tres meses antes de la fecha en la que nos interesa, en la mayoría de los casos verano o vacaciones, y con 1 o 2 sesiones suele ser suficiente para procesos estéticos, y 4 o 5 sesiones si se quiere un procedimiento de reconstrucción más complejo.

El resultado es un abdomen firme y liso, y una cintura reducida, al mismo tiempo que damos volumen a otras zonas del cuerpo donde lo hemos perdido. Los resultados pueden durar varios años si se siguen las recomendaciones médicas adecuadas, y se nota como la ropa sienta mucho mejor y se recupera la autoestima de aquellas personas que no están a gusto con su cuerpo, aún con una dieta saludable y realizando ejercicio hay muchos casos en los que conseguir la figura que se desea puede ser una misión imposible si no se recurre a este tipo de intervenciones.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: