Los hermanitos | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

Los hermanitos

Para los hermanos mayores el primer contacto con el recién nacido supone a menudo una experiencia especial que provoca todo tipo de sentimientos.

Cuando los hermanos todavía son pequeños, muchas veces no entienden que el bebé es su hermanito y ha venido para quedarse. Por eso cuando los padres preguntan cuál es el mejor momento para tener otro hijo, siempre se les dice que como mínimo los hermanos se separen en 2 años y como mucho 3 años entre hermano y hermano.

Los hermanos mayores lo entienden perfectamente y a menudo están encantados con el nuevo miembro de la familia y lo quieren coger en brazos y tocarlo. Pero la curiosidad y la alegría, seguro se mezclarán con algo de irritación e inseguridad por la nueva situación familiar. Deja que tus hijos mayores te ayuden, con las lógicas normas de seguridad. Ve dándoles responsabilidades y si hacen algo mal en el cuidado de tu bebé, no les reprendas, vosotros sois los responsables como padres y si vuestros hijos os brindan alguna ayuda, perfecto, pero no los estreséis con responsabilidades de mayores.

Necesitarán tiempo para acostumbrarse a la nueva situación, aceptar al bebé como su hermanito y su nueva posición dentro de la familia. Y en este proceso habrá alegría, pero también rivalidad o discusiones. Pero toda esta situación no será tan grave siempre que los intentes comprender, los respetes e involucres en la relación con el bebé.

Los celos pueden aparecer y se pueden presentar de muchas formas, tanto del hermano mayor al pequeño como el pequeño al mayor. Da igual el sexo que tengan, la rivalidad se suele iniciar por acaparar más la atención de los padres o por la posesión de juguetes. Intentemos ser siempre ecuánimes, no mostrar favoritismos y mantener una actitud lógica en nuestras decisiones.

Si titubeamos o somos permisivos con uno o con otro, la situación se agravará y será difícil retomar el rumbo de la educación. El más pequeño suele utilizar el llanto como reclamo de la atención y el mayor quiere parecerse al pequeño y nos vuelve a pedir el chupete, se vuelve a orinar en la cama por la noche, etc.