Cómo practicar running con carrito de bebé

Comentar: (0)

Compartir:

Cómo practicar running con carrito de bebé

El tiempo para practicar nuestras aficiones es algo que solemos echar de menos cuando tenemos un bebé en casa. Las 24 horas del día parecen pocas para poder llegar a todo, por lo que hay que priorizar, al menos durante unos meses, y dejar algunas actividades para cuando el bebé demande menos de nosotros.

Por eso casi todos los padres y madres eliminan de esa lista el gimnasio. Sin embargo, el deporte es beneficioso tanto para nuestro estado físico como para desestresarnos y liberar tensiones, por lo que los especialistas recomiendan encontrar un hueco para practicarlo. La buena noticia es que hay quienes han hallado la fórmula perfecta: aprovechar los paseos que solían dar cada día con el bebé en su carrito para correr y mantenerse en forma.

La moda comenzó en Nueva York hace años, y ahora cada vez se ven más papás y mamás practicando running con el carrito del bebé también en nuestro país. Solo hacen faltan ganas, elegir una hora en la que no haga demasiado frío ni demasiado calor y contar con el carrito adecuado. Porque, según explican los expertos, los carritos convencionales no son los más apropiados. Sí lo son los que tienen un diseño tipo triciclo, con una rueda delantera y dos traseras. Están indicados para que podamos llevarlos mientras corremos porque soportan mejor el peso y la velocidad, suelen tener manillar único, que resulta más cómodo y seguro si lo usamos corriendo,  y habitualmente cuentan con un sistema de frenado tanto en el manillar como en las ruedas traseras.

 

La postura correcta

Ya hemos escogido el horario y contamos con el carrito adecuado, así que solo nos queda correr. Sin embargo, hacerlo de cualquier manera no nos aportará muchos beneficios. Es lo que acaba de concluir una investigación de la Universidad del Pacífico (Seattle) de la que se ha hecho eco The New York Times. Para ver qué manera de sujetar el carrito proporciona más beneficios - con una mano, con las dos o empujando el carro y yendo tras él en varias repeticiones- pidieron a 16 hombres y mujeres en plena forma y sin experiencia en correr empujando carritos de bebés, que recorrieran 800 metros mientros los investigadores medían sus constantes, ritmo cardiaco y respiración. La prueba posterior consistió en hacer lo mismos pero con un carrito y un muñeco de 15 kilos sentado en él. En esta segunda prueba les pidieron que corrieran de las tres formas: con una mano, con las dos manos y empujando y persiguiendo el carro.

Lo primero que observaron es que nadie pudo mantener el mismo ritmo que cuando corría solo. Lo segundo, que los que estuvieron más cerca de sus objetivos cotidianos fueron aquellos que empujaron el carrito de bebé con las dos manos. El estudio añadía que la única manera de obtener “el resultado que se espera, es decir, que el ejercicio sea efectivo, es que los padres tienen que esforzarse lo mismo empujando el carrito del bebé que cuando corren solos”. 

Puede que también te interesen los siguientes artículos:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies