5 juguetes caseros para niños pequeños

Letsfamily Spain -
26/05/2022 - Tiempo de lectura 3 mins
juguetes caseros para ninos

Este artículo trata de:

Juguetes caseros niños

¿Cuántas veces nos ha pasado que nos pasamos horas y horas intentando elegir el mejor juguete para regalar a un niño, nos dejamos una pasta y cuándo le damos el regalo al niño hace más caso a la caja del juguete que al propio juguete? Y es que, muchas veces los niños prefieren jugar con objetos caseros que les permita desarrollar su imaginación que con los juguetes más sofisticados. Por eso, apunta estos 5 juguetes caseros para que los niños se diviertan sin tener que gastarnos un dineral. 

5 objetos que tenemos al alcance de la mano que pueden servir como juguetes caseros para los niños

Nuestros hijos se interesan desde que son bebés por las cosas más sencillas para utilizar como juguetes. Estos serían algunos objetos que podemos utilizar como juguetes caseros para los niños

Un tupper

  • Puede ser una olla donde cocinar comidas imaginarias con ayuda de una cuchara de madera
  • Solo habría que darle la vuelta para que se convierta en tambor.
  • Si lo llenamos de pintura de manos, es el recipiente ideal para dejar experimentar a los niños permitiéndoles estampar las huellas de sus manos o sus pies en un papel grande puesto en el suelo.

Una caja grande de cartón

¿Te has comprado una lavadora o un lavavajillas? Mejor conserva la caja, porque puede tener un montón de utilidades divertidas:

  • Los bebés que están dando sus primeros pasos la arrastrarán por toda la casa.
  • Recortando una puerta y unas ventanas que se pueden abrir y cerrar, será el escondite perfecto para tu hijo, además le encantará decorarla con pintura o pegatinas de sus personajes favoritos.
  • Y seguro que esto lo hiciste tú en la niñez: recortar la parte frontal para crear una televisión o un teatro donde interpretar nuestros propios programas.
Caja como juguete caseros

Una cuerda

  • Si la atamos de una silla a otra, tendremos un tendedero que no solo sirve para colgar la ropa de las muñecas, sino también fotos, cintas o todo lo que se nos ocurra… ¡y la convertiremos en una guirnalda!
  • Pero solo hace falta poner por encima una sábana y ajustar los extremos para tener una auténtica tienda de campaña canadiense.
  • Si echamos la imaginación a volar, la cuerda puede ser la orilla de un río o un peligrosísimo precipicio
  • Sin embargo, se convierte en un inofensivo micrófono con una bola de gomaespuma en uno de los extremos.

Una maleta

En verano las maletas salen de armarios y trasteros y se vienen a pasar unos días por casa. Pero aquí no solo se guardan las cosas que vamos a llevar de viaje…

  • También es el lugar perfecto para guardar disfraces. No esos que se compran hechos, sino elementos que nos sirvan para crear personajes diferentes cada vez: un bigote, un sombrero, un trozo de tela que puede ser a unas veces una túnica, otras un turbante y otras… cualquier otra cosa.

Unas cuantas esponjas

Solo con ser amarillas ya les fascinarán porque les recordarán a su adorado Bob, pero además…

  • Las esponjas pueden formar torres altísimas
  • Y, si nos lo “curramos” un poco, también pueden ser los vagones de un tren (unidos con hilo) o coches (si les pegamos ruedas y faros de cartulina)
  • E, incluso, pueden convertirse en el material perfecto para hacer una obra de arte mojándolas en pintura y presionando sobre una cartulina.

¿Te ha gustado el artículo?

Índice de contenidos