5 preguntas y respuestas sobre la hiperactividad » LetsFamily
embarazo
5 preguntas y respuestas sobre la hiperactividad

5 preguntas y respuestas sobre la hiperactividad

Sin embargo, no es tan sencillo ni tan trivial definir al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), que sufren tantos niños. Aquí procuramos responder algunas de las dudas más frecuentes al respecto.

¿Qué es la hiperactividad?

Cuando hablamos de hiperactividad solemos referirnos al TDAH, un trastorno psiquiátrico crónico que afecta a uno de cada 20 niños españoles, si bien en muchos casos no es detectado, o se confunde con otros cuadros.

Este trastorno tiene tres síntomas principales, de los cuales la hiperactividad en sí es solo uno: hablamos de moverse constantemente, incluso en sueños, y por supuesto, sin poder controlar los movimientos aunque el contexto sea inadecuado (por ejemplo, no poder permanecer sentado en clase). Los otros dos síntomas son la dificultad de atención y la impulsividad.

Si bien estos síntomas son parte del comportamiento normal de los niños, que suelen tener mucha energía, en el caso de los niños con TDAH se dan de manera anormal o extrema, y afectan negativamente su calidad de vida familiar, social y escolar.

¿Qué tan frecuente es este trastorno?

De acuerdo con la FEAADAH (Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad), se calcula que entre el 2 y el 5% de la población infantil española padece este cuadro. De ellos, el 80% sigue presentando síntomas en la adolescencia y entre el 30 y el 65% persiste hasta la adultez. Es mucho más frecuente en niños que en niñas.

¿Cuáles son sus causas?

Se sabe que existen componentes neurobiológicos en el TDAH. Por otro lado, recientes estudios han demostrado que la falta de oxígeno durante el embarazo o el parto incide en las probabilidades de desarrollar este trastorno a futuro. Episodios de IHC intrauterinos (privación de oxígeno del bebé durante el embarazo), asfixia, preeclampsia materna y, sobre todo, las dificultades respiratorias al nacer aumentan en 16% el riesgo de TDAH en la niñez.  La influencia de estos factores es mayor que la predisposición familiar.

¿Cómo se puede tratar?

Cada caso de TDAH debe evaluarse por separado para determinar un tratamiento acorde a los síntomas y su intensidad. Por lo general, se emplea un enfoque multidisciplinario que combine fármacos con psicoterapia. En cualquier caso, la detección precoz es clave para conseguir mejores resultados en los tratamientos.

¿De qué modos puedo ayudar a mi hijo si padece de TDAH?

¡La familia juega un rol clave! Brindar a tu hijo pautas claras, dividir sus tareas en pasos o secuencias, ayudarlo a administrar mejor su tiempo, a llevar una agenda con sus obligaciones y compromisos y recordarle revisar sus tareas puede servirle de mucho. Tener una casa ordenada, con rutinas predecibles y con la menor cantidad de ruidos y distracciones posibles lo ayudarán a estructurarse mejor. Finalmente, no olvidemos reforzar las conductas positivas y elogiar los buenos resultados para mejorar su autoestima.