6 elementos que no pueden faltar en un Halloween con niños

Comentar: (0)

Compartir:

Estos son nuestros seis imprescindibles en cualquier fiesta de Halloween para niños que se precie. ¿Cuáles son los tuyos?

  • Fantasmas, momias, brujas y monstruos. La fiesta de Halloween no es nada sin estas criaturas, a las que podemos añadir vampiros, arañas, niñas de la curva (si los niños son un poco mayores), zombis... Las posibilidades son infinitas y a los niños les encantan todas. Pueden formar parte de la decoración, ser una idea para un disfraz o inspirar los platos de la fiesta (no te pierdas nuestras recetas de Halloween).
  • Un buen disfraz. El disfraz casero más socorrido es el de zombi (con un poco de pintura blanca para la palidez, negra para ojeras y cicatrices y roja para dar un toque de sangre y ropa vieja lo tienes hecho). Los padres más atareados podemos recurrir a la tienda de disfraces o al chino (un consejo: elige un modelo que le quede un poco amplio y no muy marcado por la temática para que le valga también para Carnaval. Darth Vader, un vestido de hada de color naranja…). A tus hijos les encantará que participes y te disfraces tú también.  
  • Una decoración monstruosa. Naranja y negro son los colores de Halloween. Cenefas de papel de murciélagos, calabazas sonrientes, luces indirectas… El mantel y las servilletas dan ambiente con poco trabajo. Y, si os gustan las manualidades, podéis preparar juntos algunos elementos decorativos la semana anterior.
  • La calabaza. Por herencia dela tradición anglosajona, las semanas previas a Halloween las fruterías se llenan de esta bonita hortaliza. Vaciar una y recortarle ojos y cara, para poder meter dentro una vela o una linterna pequeña es un plan familiar muy divertido. Posiblemente los mayores haréis casi todo el trabajo, pero a los niños les encantará estar alrededor y participar un poco.
  • Historias de miedo. No hay nada que nos guste más que un buen cuento. ¿Te acuerdas de aquellos corros alrededor del fuego del campamento contando historias siniestras? Ha llegado la hora de recuperar tus dotes de cuentacuentos con muchos aspavientos, susurros y algún susto. Puedes recurrir a las historias tradicionales (la Santa Compaña, Hansel y Gretel marcando la maldad de la madrastra, la oscuridad del bosque y los detalles más oscuros de la estancia en la casita de chocolate), inventártela tú o buscar en una buena librería infantil o en la biblioteca algunos libros infantiles de monstruos. La mayoría de ellos son buenos, lo que los hace perfectos para los niños más pequeños.      
  • ¡Chuches! Si no hay chuches, no es Halloween. Un día es un día. Las tematizadas son geniales, pero también valen las de siempre. Los gusanos, dedos y pies de gominola, las piruletas en forma de fantasma, las cortezas de trigo con forma de murciélago… ¿Truco o trato?

Puede que también te interesen los siguientes artículos:

 

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
3

Average: 2.5 (2 votes)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados