Cómo alimentar a los niños cuando están resfriados

Comentar: (0)

Compartir:

¿Cómo combatir los primeros resfriados del otoño?

Cuando un niño está resfriado puede que se muestre inapetente, caprichoso con la comida o que le duela al tragar. Hay que tener un poco de paciencia y garantizar una correcta hidratación hasta que pase el malestar.  

La hidratación

Los niños cuando tienen fiebre tienden a deshidratarse muy rápidamente. Además, beber agua les ayudará a hacer menos densas las mucosidades, lo que les permitirá expulsarlas más fácilmente. Así que deberemos asegurarnos de que el pequeño beba bastante agua a lo largo del día. Si no le apetece beberse un vaso entero, al menos habrá que ofrecerle continuamente para que dé pequeños sorbos y dejar líquido a su alcance. Ya se sabe que los zumos de fruta no son recomendables, pero se trata de una circunstancia especial. Un zumo de fruta (a ser posible natural) diluido en agua también le hidratará. No nos olvidemos de que la fruta entera también contiene agua. Podemos ofrecérsela de vez en cuando teniendo en cuenta que algunas como los cítricos pueden irritarle la garganta.

 

¿Qué comer?

Es perfectamente normal que tu hijo se muestre inapetente cuando está en medio de un catarro. Si es un resfriado a secas, puede que los mocos o la inflamación de la garganta le molesten al comer y al final acabe rechazando alimentarse. Del mismo modo, si es un proceso gripal, el malestar que lleva asociado puede causarle inapetencia. Debemos respetar su falta de apetito y no forzarle a comer, pero sí intentar que coma algo para que no se debilite más y eso alargue la recuperación. No hace falta darle un tipo de alimentos concretos (se ha demostrado que atiborrarse de zumo de naranja cuando ya estás resfriado no sirve para nada), simplemente ofrécele una variedad de alimentos saludables pero escogiendo los que más le gusten. Aquí toca tener un poco de paciencia porque puede pasar que le preparemos su comida favorita y le dé solo un bocado o que se muestre quisquilloso con la comida. Ya habrá tiempo de retomar los hábitos diarios; ahora lo importante es que se recupere lo antes posible.

 

Buenas ideas

La sopita de toda la vida es una gran opción para ofrecer a los niños cuando están resfriados. No solo les aporta alimento, sino también hidratación; además, es fácil de digerir y al ser líquido les molestará menos tragar que si estuvieran comiendo sólidos. Si acepta las texturas tipo puré, añadiremos un trozo de pollo triturado a la sopa para hacerla más completa. La idea es ofrecerles alimentos que aseguren la máxima ingesta calórica si solo dan un par de cucharadas. Los huevos, la leche... son alimentos completos que les ayudarán a reponer fuerzas, al igual que frutas como el plátano o las uvas. Puede que tu hijo rechace la comida fría o caliente. En este caso recuerda que si solo quiere tomarla caliente, también hay opciones para ofrecerle fruta, por ejemplo en compota.

 

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies