Cómo ayudar a tus hijos con los deberes » LetsFamily
embarazo

Cómo ayudar a tus hijos con los deberes

Aunque varía en función del colegio y de la maestra, lo habitual es que a partir de Primero de Educación Primaria, tu hijo tenga que dedicar un rato cada día a hacer tareas. Al principio serán sólo unos minutos, pero encontrar el momento y hacerlo con la actitud adecuada supondrá todo un mundo.

Es recomendable que decidáis cuál es el mejor momento para hacerlo y que siempre sea a la misma hora. Por ejemplo, después de merendar, mejor que a última hora de la tarde, que estará más cansado. Si es posible, también es bueno que tenga un lugar en su cuarto donde pueda estar en silencio y disponga del material necesario. Puedes favorecer su autonomía revisando su trabajo, pero nunca sentándote junto a él mientras los hace. Además de estas claves que son fundamentales durante los primeros años de Primaria, a medida que vaya creciendo puedes apoyarle de muchas formas.

  • Demuestra de una forma positiva lo importante que son los deberes. Aunque en ocasiones le cueste, hazle ver que cumplir con su obligación le hará sentir bien.
  • El ambiente de estudio es fundamental. Apaga la tele cuando tu hijo esté haciendo deberes. Si quieres que él entienda que los estudios son importantes también para ti, en época de exámenes renuncia a cosas (ver la televisión, escuchar música, hacer planes todo el fin de semana) cuando esté estudiando.
  • No hay mejor estímulo para el estudio, que verte estudiar a ti también.
  • Mantén una relación fluida con los profesores a través de las tutorías. Delante de tus hijos nunca lleves la contraria a los profesores.
  • No todos los niños saben organizarse. Aconséjale que haga en primer lugar lo más complicado o lo que menos le gusta y que deje para cuando esté más cansado lo más sencillo.
  • Si notas que está cansado, proponle un descanso. Juega con él un rato. Con diez minutos será suficiente para que se despeje.
  • Anímale siempre que puedas, valorando su esfuerzo y sus progresos.
  • Cuando le corrijas hazlo con cariño, diciéndole también lo que ha hecho bien.
  • En ocasiones las tareas están bien, pero pueden estar mejor. En estos casos, suelen enfadarse si les corriges, pero puedes darles a elegir: “Está bien, pero decide tú si quieres llevar los deberes bien, o fenomenal”. Respeta su decisión.
  • No desaproveches ninguna oportunidad para relacionar lo que están aprendiendo en el colegio con situaciones cotidianas. De este modo comprobarán que estudiar es útil.