Cómo educar niños independientes | LetsFamily
embarazo
Educar niño independiente

Cómo educar niños independientes

Si nos preguntan, todos responderemos que nos gustaría que nuestros hijos fueran independientes pero, a la hora de la verdad, ¿les dejamos hacer las cosas por ellos mismos?

La regla de oro

La regla de oro para educar niños independientes es: “No hagas a tu hijo nada que pueda hacer solo”. Esto desde que son bebés. Si le acercamos el juguete que intenta alcanzar o le levantamos cuando está dando sus primeros pasos le estamos privando de la satisfacción de conseguir las cosas por sí mismo, la base de la construcción de una buena autoestima. En cuanto sean capaces de hacer algo por ellos mismos hay que dejarles que se ejerciten. Aunque tarden una eternidad, aunque no lo hagan perfectamente; lo importante es que adquieran destrezas para ir mejorando cada día. En el desarrollo de los niños hay “ventanas de oportunidad” que podemos aprovechar para avanzar en autonomía. Por ejemplo, a los dos años y la etapa del “yo solo” son muchas las pequeñas cosas que podemos ir enseñándoles poco a poco.

Déjale tomar decisiones

No estamos hablando de que decida a qué colegio ir, sino pequeñas cosas en el día a día que le harán sentirse importante y aprender las consecuencias de sus actos. Alrededor del año, podemos darles a elegir entre dos opciones que nosotros hayamos seleccionado previamente (por ejemplo, manzana o pera de postre o la camiseta azul o la roja). Cuando son más mayorcitos, pueden tomar decisiones y tienen que aprender a responsabilizarse de sus consecuencias.

Por ejemplo, si nos pide ir en bici, tiene que entender que tiene que responsabilizarse de ella y no decir que la llevemos nosotros si se cansa a mitad del paseo. Explicarle bien que si no cumple con su parte, la próxima vez que nos lo pida no le dejaremos que la saque. Como se ve, no se trata de dejar al peque que haga lo que le venga en gana, sino de enseñarle responsabilidad, por lo tanto los límites son parte fundamental de este tipo de crianza.

Dejarle resolver conflictos

Muchas veces los padres intervenimos antes de la cuenta y no dejamos que los niños resuelvan los conflictos por sí mismos. O nos vemos en la obligación de actuar de jueces ante la más mínima disputa. Sin embargo, el hecho de tener un encontronazo y buscar la manera de arreglarlo, ceder o simplemente entender que unas veces se gana y otras se pierde son valiosos aprendizajes. A menos que la discusión haya subido de tono y haya que intervenir, mejor esperar o al menos ayudarles con preguntas a que ellos mismos resuelvan el problema.

Todos colaboramos

Otra forma de criar niños independientes es enseñarles desde pequeñitos que en casa todos colaboramos. Prácticamente desde que son bebés pueden “ayudarnos” con las tareas domésticas: meter o sacar la ropa de la lavadora, llevar su plato a la mesa… Al principio es un juego y, cuando crezcan, les hará sentirse importantes que les asignemos una tarea concreta que solo ellos pueden hacer, como regar las plantas o darle de comer al perro.