Cómo enseñar a un niño a montar en bicicleta

Comentar: (0)

Compartir:

Cómo enseñar a un niño a montar en bicicleta

A muchos niños les encanta ir en bicicleta y es uno de los regalos que muchos papás y mamás hacen a sus peques para que se diviertan y también hagan ejercicio físico. Enseñar a montar en bici es algo que seguramente tus papás hicieron contigo y a ellos tus abuelos, por tanto, seguro que será algo que también te tocará hacer a ti.

Dentro de poco tiempo se celebrará el Día de la Bicicleta y habrá un gran número de actividades para ese día, entre las que se encuentra dar una vuelta por cualquier ciudad de nuestro país o hacer cualquier otra actividad relacionada, como por ejemplo enseñar a nuestros hijos a montar en bicicleta.

Enseñar a los niños a montar en bicicleta

¿Cuál es la edad adecuada para aprender? No hay una edad mínima aunque sí se recomienda a partir de los 3 años. Es normal que antes de una primera toma de contacto con la bicicleta, el pequeño ya domine el triciclo, lo que le permitirá tomar sin miedo la bicicleta cuando tenga tres o cuatro años.

Asimismo, cuando son muy pequeños se les puede comprar una bicicleta de iniciación, que las hay con y sin pedales aunque las ruedas son un poco más anchas de lo normal, para que el pequeño pueda adquirir el equilibrio necesario para moverse con ella sin demasiado problema.

Cómo enseñarles paso a paso

La bicicleta debe estar adaptada a la altura del niño y esto se puede ver cuando esté sentado en el sillín y los pies puede apoyarlos correctamente en el suelo. Esto le permitirá sentirse más seguro y le resultará más fácil aprender a montar en ella.

Debemos revisar los frenos y comprobar que son lo suficientemente suaves para que pueda presionarlos sin ningún problema, aunque lo más lógico es que los peques frenen la bicicleta con los pies. No importa, si esto les da seguridad para montar en bicicleta, que lo hagan.

Cuando veamos que los niños van más confiados en la bici, le retiraremos las ruedas de apoyo y les aconsejaremos que al principio no pedaleen sino que vayan propulsándose con los pies, como si se tratase de caminar, pero sentado. Los pies le proporcionarán seguridad y poco a poco irán adquiriendo el equilibrio necesario.

En el momento que vayan más seguros podrán ir dando pedaladas, procurando sujetar fuertemente el manillar. Lo que podemos hacer en estos casos es sujetar el sillín y permanecer junto a ellos para que se sientan seguros. Poco a poco irán cogiendo confianza y equilibrio y cuando se den cuenta, ya no tendrán a papá o a mamá sujetándoles el sillín.

Cada niño es diferente y no todos aprenden al mismo ritmo, pero con un poco de paciencia y ganas de pasarlo bien, aprenderán en muy poco tiempo a montar en bicicleta.

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados