Cómo hablarles de la muerte a nuestros hijos | LetsFamily
embarazo
Cómo hablarles de la muerte a nuestros hijos

Cómo hablarles de la muerte a nuestros hijos

Ya sea porque les toca de cerca al perder un ser querido, o simplemente porque han llegado a la edad en la que se hacen la pregunta, todos los niños terminan por querer hablar de la muerte tarde o temprano. ¿Cómo podemos abordar el tema sin asustarlos?

La muerte como algo natural e irreversible

Los expertos aseguran que es fundamental que la muerte no sea un tema tabú. Es importante poder hablar del tema con palabras claras y sencillas, explicando al niño que la muerte es una parte indisociable de la vida, que así como todos nacemos, alguna vez nos toca morir. Sencillamente, ocurre porque el cuerpo deja de funcionar. Se puede hablar de que les sucede a todos los seres vivos, como las plantas y los animales, para que comprendan que es parte de la naturaleza.

También es fundamental enfatizar que la muerte es irreversible. Aunque cada familia pueda tener sus creencias religiosas, es necesario que el niño comprenda que alguien que muere se va para siempre, porque de lo contrario se alimentan sus fantasías de regreso (¿vendrá el abuelo para mi cumpleaños?). Sí se puede hablar de la permanencia de los recuerdos y de la posibilidad de pensar con cariño en el ser que se fue, ver sus fotografías y recordar los buenos momentos vividos a su lado.

Dar información a medida de sus necesidades

Es importante responder las preguntas del niño con sinceridad, pero sin dar información que no puedan manejar. A un niño pequeño le podemos decir, simplemente, que el abuelo murió porque era muy anciano y le llegó su hora, no hace falta que entremos en detalles acerca de cómo se fue deteriorando su salud. Un adolescente, en cambio, tal vez necesite saber más.

Escuchar y respetar los sentimientos del niño

Al hablar de la muerte es inevitable que aparezcan sentimientos de tristeza, de dolor o de enojo. Dejemos a nuestro hijo expresarse y ayudémoslo a nombrar sus emociones. En cualquier caso es importante que el niño no se sienta juzgado: “comprendo que estás triste porque murió tu abuelo pero a la vez sientes alivio porque papá volverá a estar más tiempo contigo en casa, eso que te pasa es normal”. Los sentimientos no tienen por qué esconderse, permitamos que el niño llore o se exprese como pueda.

Permitirles despedirse

En aquellas muertes previsibles, a veces apartamos al niño sin considerar que es una buena manera de prepararlo para el duelo, así como también de despedirse del ser querido. De la misma manera, los psicólogos expertos en duelo aseguran que puede ser positivo permitirle al niño asistir al funeral o al cementerio para naturalizar la muerte y aceptarla con más facilidad. Es saludable que les permitamos a nuestros hijos acompañarnos en el dolor, si bien procurando que lo vivan con la mayor serenidad posible.