Cómo manifiesta el niño los celos

Comentar: (0)

Compartir:

Los celos infantiles son una emoción muy normal en los niños. Pueden aparecer con el nacimiento de un hermanito, pero no solamente en ese momento. También los hijos únicos pueden manifestar celos, por ejemplo de un primo, de un amiguito al que consideran consentido por la maestra, o incluso de su padre o de su madre al atravesar los “enamoramientos” del progenitor del sexo opuesto propios de la infancia. Pero no siempre es evidente que el niño se siente celoso. ¿Cómo se pueden manifestar los celos?

Cambios repentinos de humor

El niño puede pasar de desbordar alegría y afecto a mostrarse apático, malhumorado o más rebelde que de costumbre. A veces no nos damos cuenta de qué situación ha disparado los celos (por ejemplo, ver a mamá y a papá abrazados) pero sí notamos que el niño está queriendo llamar nuestra atención manifestando una emoción negativa.

Alteraciones en el apetito y el sueño

Hay niños que manifiestan los celos dejando de comer, y haciendo que las comidas en familia se transformen en verdaderas batallas campales. Si el niño se siente desplazado por el nacimiento de su hermanito menor, es posible que los momentos de sentarse a la mesa sean de los pocos en los que cuenta con atención exclusiva de sus padres. De ahí que manifieste los celos por este medio. Por otra parte, despertarse con más frecuencia o pasarse a la cama de los padres son otras estrategias para sentirse contenido.

Agresividad

Una de las maneras más evidentes de manifestación de celos es agredir al depositario de los mismos, ya sea su hermanito o bien otro niño. Tal vez nuestro hijo no vaya a golpear o empujar al bebé, pero frecuentemente tenga “accidentes” donde lo lastime “sin intención”. Otros niños no demuestran más que cariño por el nuevo bebé y vuelcan la agresividad hacia sus padres, aunque esto también demuestra que se sienten celosos.

Retrocesos en su desarrollo

Un niño celoso de un hermanito menor típicamente manifestará retrocesos en algunas conductas, o en su forma de hablar. Volver a pedir el chupete, mojar la cama, llorar en el momento en que los dejan en el jardín o regresar a una media lengua que ya habían superado… Todas estas son las maneras que ellos encuentran de manifestar que siguen siendo niños pequeños y que ahora nos necesitan más que nunca.

¿Qué podemos hacer?

Frente al niño celoso, lo importante es ayudarlos a poner en palabras el sentimiento, hacerles saber que es normal, y por sobre todas las cosas, demostrarles que se los ama como siempre. Si ha nacido un bebé en la familia, sirve hacerlos partícipes de sus cuidados, a la vez que reservamos algunos momentos del día para dedicarles atención exclusiva a los mayores.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados