Cómo mantener en orden el cuarto de los juguetes — Lets Family
Cómo mantener en orden el cuarto de los juguetes

Cómo mantener en orden el cuarto de los juguetes

Delimitar espacios

El gran problema con los juguetes de los niños es que acaban colonizando toda la casa. Aquí se impone delimitar los espacios. Si tienen un cuarto exclusivo para sus juguetes, es ahí donde tienen que guardarse. Pero todos los padres sabemos que los niños, sobre todo cuando son pequeños, quieren estar donde estemos nosotros, así que la regla sería: solo un juguete cada vez fuera del cuarto de juguetes. Si se quiere utilizar otro habrá que dejar el primero en su sitio. Si su dormitorio es lo bastante grande, lo mismo. Sin embargo, las familias que viven en casas muy pequeñas (o con dos plantas) a veces tienen que habilitar un espacio en otra habitación (por ejemplo el salón) para que los niños jueguen. Aquí el reto es utilizar sistemas de almacenaje adecuados (luego te explicamos cuáles son los mejores) y delimitar el espacio (por ejemplo con una alfombra) para que no de un aspecto desordenado y los juguetes no acaben campando a sus anchas por todo el espacio.

Cómo organizar

Lo mejor es hacernos con cajas (si pueden ser todas del mismo tamaño quedará más bonito) donde guardar los juguetes de nuestros hijos por categorías. Muñecos con muñecos, los disfraces todos juntos, los legos todos en el mismo lugar… Después toca marcar la caja con el nombre de su contenido o un dibujo. Ordenar los juguetes de esta manera no solo nos ayudará a tener su espacio más recogido, sino que también les ayuda a establecer categorías mentales, un proceso que es muy beneficioso, por ejemplo, para el aprendizaje de las matemáticas. Una estantería nos permitirá colocar las cajas apiladas unas encima de otras. En los estantes superiores podemos colocar aquellos juguetes que no usan mucho o los que no queremos que usen sin supervisión (por ejemplo, pinturas y demás si tus hijos tienen tendencia a ponerse creativos donde no deben). Los puzzles y juegos de mesa colocados en vertical les resultan más fáciles de coger y guardar. Asimismo, unas baldas en la pared o una estantería especial les permitirá tener sus libros a la vista y accesibles.

Y lo más difícil

Ahora “sólo” queda lo más difícil: conseguir la colaboración de los pequeños para que sus juguetes estén ordenados. Aquí la consigna es tener altas dosis de paciencia. Hay que repetirles como un mantra que los juguetes tienen que volver a su sitio después de haberlos usado. Cuando son pequeños, puedes hacerlo tú y explicárselo con palabras sencillas a la vez que lo guardas, pero después ya tendrán que ser ellos los que se acostumbren a hacerlo. Imitando a como lo hacen en las guarderías y preescolar, podemos ponerles alguna “canción de recoger” que podemos encontrar en youtube o bien motivarles con algo que les guste: “venga, en cuanto tengamos esto recogido podemos ir al parque”. Con paciencia (mucha) interiorizarán el hábito y les saldrá automáticamente.