Cómo practicar mindfulness con niños

Comentar: (0)

Compartir:

El mindfulness, un método de atención plena que consiste en centrar todo nuestro  interés en eso que estamos haciendo aquí y ahora, no solo es cosa de mayores.

Según los psicólogos, es una herramienta perfecta también paa los pequeños, que a través de ella pueden mejorar el aprendizaje, desarrollar más la creatividad, mejorar el rendimiento académico e incluso aprender a regular sus emociones, encontrando sosiego y equilibrio cuando se sienten enfadados, lo que les ayuda a sentirse más seguros. Y eso sin contar con que también es un apoyo para desarrollar la paciencia o la empatía.

Pero, ¿cómo lograr todo eso en un niño de apenas cuatro años que no para quieto y parece escucharnos solo a veces? Pues, al contrario de lo que podríamos pensar, los niños tienen más facilidad que muchos adultos para practicar mindfulness precisamente porque están muy centrados en el aquí y en el ahora. Por eso si queremos que pongan en práctica este método se trata simplemente de llamar su atención para que sean conscientes de lo que están haciendo en ese momento, ya sea una rutina como ponerse los zapatos, una emoción como sentirse agradecido o un ejercicio como escuchar una canción.

Según los expertos, si aprenden desde muy pequeños a relajarse tendrán una herramienta clave para su bienestar en el futuro. Basta con que empecemos con algunas actividades sencillas de no más de cinco minutos tres días a la semana. Si es posible, lo mejor es escoger una hora fija y un mismo lugar para crear cierta rutina. Después, puedes practicar con tus hijos estos ejercicios:

  • Quietos como una rana. Ellos saben que las ranas son tranquilas, y que aunque puedan dar saltos enormes también son capaces de quedarse muy quietas, respirando con calma. Jugaremos a imitarlas durante cinco minutos, haciendo como hacen ellas al respirar: su tripa se hincha cuando entra el aire y se deshincha cuando sale. Y lo haremos despacito, viendo cómo se hincha y deshincha nuestro estómago.

 

  • ¿Qué tiempo hace por dentro? Igual que fuera llueve o hace sol o primero chispea y luego luce un sol radiante en el mismo día, nosotros a veces nos sentimos alegres como en un día soleado o tristes como en un día lluvioso. Se trata de sentarnos con ellos, cerrar los ojos y preguntarles qué tiempo hace por ahí dentro para que empiecen a identificar cómo se sienten.

 

  • Como un extreterrestre. Imaginaos que sois dos extraterrestres que acabáis de llegar a la Tierra. No conocéis nada de aquí, pero os gustaría saberlo todo. Dale un objeto (puede ser una fruta, un cuento, una prenda de vestir...) y pídele que lo describa con los cinco sentidos. ¿De qué color es? ¿A qué huele? ¿Pesa? ¿Para qué servirá? ¿Se puede comer? ¿Y partir? ¿Le gusta? ¿Es suave?

 

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados