Cómo preparar a tu hija para su primera menstruación » LetsFamily
Cómo preparar a tu hija para su primera menstruación

Cómo preparar a tu hija para su primera menstruación

Presta atención a los primeros cambios

La pubertad no se da al mismo tiempo en todas las niñas, y hay cada vez más casos de pubertad precoz. Como es muy importante que te anticipes al primer período de tu hija para que este cambio no la tome desprevenida, observa los primeros signos, que en algunas niñas incluso llegan antes de los 8 años: aparece el botón mamario, surge vello en zonas corporales, todo ello ocurre bastante tiempo antes que llegue la regla.

Habla de lo que sucede en su cuerpo

Tu hija debe conocer exactamente qué significa la regla, cómo son los ciclos menstruales y la importancia que tiene ello para que, en un futuro, su cuerpo pueda albergar una nueva vida. Si conversas con ella acerca del valor de la menstruación, tomándolo como algo natural y saludable en lugar de vergonzoso, para tu niña será más fácil asumir sus propios cambios.

Cuéntale lo positivo de tu primera regla

Un buen consejo es que madres e hijas puedan conversar acerca de cómo las primeras vivieron su propia primera menstruación, no debe darte vergüenza y hasta puedes tomártelo con ternura y humor. Eso sí, ahórrate los detalles negativos, y dedícate a compartir con tu hija una visión positiva de lo que tu desarrollo implicó para ti. ¿Te sentiste mayor? ¿Tu padre te regaló un ramo de flores? ¿Tu madre te permitió comenzar a usar esmalte de uñas?

Déjala expresarse

Siempre dale a tu hija espacio para que pueda decirte cómo se siente, te haga preguntas y comparta contigo sus inquietudes. Muchas niñas de entre 9 y 11 años recurren a sus amigas o a Internet en busca de información en lugar de dialogar con su familia. Hazle saber a tu hija que estás para ella y que puede preguntarte lo que quiera. Pídele que te acompañe a comprar compresas y tampones y explícale cómo utilizarlos llegado el momento.

Que papá también participe

Es un error creer que la pubertad de las niñas solo debe ser asunto de madres. Los padres se involucran cada vez más en la crianza, y sería bueno que también él pueda conversar acerca de los cambios físicos de la pubertad y tomarlos como algo normal, una etapa más del crecimiento. Claro, siempre respetando la intimidad de la niña y permitiendo que ella elija qué compartir con su padre y qué otras cosas, solo con mamá.