Con los abuelos en verano » LetsFamily
con lo abuelos en verano

Con los abuelos en verano

Se habla mucho últimamente de la “nueva normalidad”, pero está claro que esta “nueva normalidad” que todos dicen que llegará tras la crisis sanitaria, no va a ser igual para todo el mundo. Y si no que se lo pregunten a todos aquellos padres que tienen que trabajar (o teletrabajar) este verano y, o bien no tienen con quien dejar a los niños, o bien tienen que recurrir a la familia. Todo apunta a que muchos niños pasarán con los abuelos muchos días en el verano.

En años anteriores, los padres disponían de varias opciones: campamentos de verano urbanos, campamentos de verano en la naturaleza, cursos de idiomas en el extranjero, guarderías o empresas que se dedican al cuidado de los más pequeños. Este año, los padres se enfrentan a dos problemas: por un lado, las opciones se han reducido (por ejemplo, no sabemos si este año habrá campamentos) y, por otro lado, está ahí latente el miedo de los padres a posibles rebrotes del virus, pues para los niños es mucho más difícil que para los adultos mantener la distancia social.

Ante esta situación, parece ser que el verano de 2020 puede ser el verano de los abuelos y, aquellos padres que puedan, optarán por dejar a los niños con los abuelos en el verano a la espera del comienzo del nuevo curso.

Ante todo, comunicación y acuerdo

Sin embargo, esta situación puede ser muy beneficiosa tanto para los mayores como para sus nietos. ¡No dejemos que la culpa nos invada a nosotros, los padres! He aquí algunas claves para sacar el mayor provecho de estos días.

Abuelos y nietos pueden pasársela en grande juntos: Verás que tu pequeño casi no tendrá tiempo para echaros de menos y, por el contrario, fortalecerá los lazos de afecto con sus abuelitos.

Acuerdo con el niño: Es importante que tu hijo esté de acuerdo en pasar esos días fuera de casa y que no lo sienta como una imposición. Tampoco es conveniente alejarlo de casa en determinadas circunstancias, por ejemplo, si acaba de tener un hermanito o si está enfermo o convaleciente.

Acuerdo con los abuelos: Por otro lado, también los abuelos deben estar de acuerdo en pasar tanto tiempo al cuidado de los nietos. Deberían verlo como un plan divertido, y no como una carga que los agobia. Es posible que algunos de ellos lleven desde que empezó el confinamiento al cuidado de los nietos y tenemos que comprender que ellos, al igual que los demás, también necesitan unos días de descanso y de desconexión.

Asegúrate de conversar con ellos a solas para asegurarte de que existe un consenso.

Los dichosos límites

Los padres están para educar, los abuelos para mimar. Eso dicen todos, pero ¿qué ocurre con los límites cuando el niño pasa tantos días al cuidado de los abuelos? Es importante que conversemos con ellos para transmitirles las indicaciones más importantes, referidas a alimentación, sueño, higiene, etc. Pero a la vez, la clave está en relajarnos y ser flexibles.

Después de todo, los abuelos también tienen que sentirse cómodos al cuidado de sus nietos. Si algunas noches los niños se acuestan más tarde, ¿qué más da? Como tampoco va a dañarlos comer algún día dulces en lugar de fruta en la merienda. Los abuelos, tras muchos días haciéndose cargo del niño, necesitan poder disponer de un poco de manga ancha y que la relación con el pequeño no se convierta en un tira y afloja. Una vez en casa, serán los padres quienes tienen que hablar con el niño y ponerle los límites que consideren necesarios.

Ideas para compartir actividades

¡Hay un sinfín de cosas divertidas que los abuelos y los nietos pueden hacer juntos! Desde pasar tardes de juego al aire libre en la playa o la piscina, hasta aprender unos de otros: los niños pueden enseñarles a los abuelos a jugar videojuegos; los mayores pueden enseñarles a cocinar o a jugar tradicionales juegos de mesa. Se pueden contar historias, ver fotografías, disfrazarse, compartir anécdotas y secretos… Seguramente, los lazos de afecto entre abuelos y nietos resulten fortalecidos después de unas lindas vacaciones compartidas.

Pasar el tiempo con sus abuelos les reporta a los niños muchos beneficios. Y también nuestros mayores salen favorecidos: se sienten útiles y reciben y dan amor a raudales.

¡Participa en nuestros sorteos!