¿Conoces los cuatro estilos de crianza?

Comentar: (0)

Compartir:

Etilos de crianza

A la hora de criar a los hijos, nadie tiene la respuesta perfecta sobre cómo ha de hacerse. Algunos procuran repetir la crianza que han vivido con sus propios padres, otros quieren hacer las cosas de manera diferente… algunos leen libros y manuales, otros piden consejos a sus amigos o a profesionales. En suma, cada quien hace lo mejor que puede.

Existe muchísima bibliografía escrita sobre los diferentes estilos de crianza. En la actualidad, un modelo del que se habla mucho es el propuesto por los psicólogos MacCoby y Martin en 1983, que se basa en dos ejes: la exigencia paterna hacia los niños, y la disposición paterna a la respuesta. A partir de su interacción, quedan definidos cuatro estilos básicos de crianza que esbozaremos a continuación.

Estilo autoritario

Un control fuerte en cuanto la exigencia, y poca disposición y reciprocidad dan como resultado el estilo autoritario o dictatorial. Aquí son los adultos los que mandan, y los niños los que callan y obedecen. Son padres que esperan muchísimo de sus hijos, imponen gran cantidad de reglas y si no se cumplen aplican castigos. Por otro lado, no suelen ser afectuosos con sus hijos, sino que se muestran distantes. Los niños suelen ser sumisos y obedientes, de baja autoestima, o bien rebelarse en la adolescencia ante tantas normas.

Estilo permisivo

Por el contrario, padres permisivos son aquellos de control relajado y alta disponibilidad y reciprocidad para las necesidades de los niños. Hoy en día es común escuchar hablar de los “padres helicóptero”, los que sobrevuelan alrededor de sus niños, pendientes de satisfacer hasta el menor de sus caprichos y que no saben decir un “no”. Crecer sin límites resulta perjudicial para estos niños, que después tienen dificultades para desempeñarse académica y socialmente y suelen comportarse como pequeños tiranos.

Estilo autoritativo

Se lo conoce también como estilo democrático. El más equilibrado, sabe combinar un control fuerte con una alta disponibilidad. Son padres que ponen reglas claras, pero están abiertos a dialogar y explicar sus motivos. Sus hijos reciben contención y afecto además de límites, y suelen crecer con autoestima alta, empatía hacia los demás y capacidades de liderazgo.

Estilo negligente

Un control relajado y baja reciprocidad y afecto dan como resultado el estilo negligente. Son padres y madres desatendidos, que no brindan contención a sus niños ni están emocional o físicamente disponibles para ellos. No exigen mucho de sus niños pero tampoco se muestran solícitos o afectuosos. Delegan la crianza en terceros, como la institución escolar. Sus hijos crecen abandonados, con pobre autoestima, no saben cumplir normas y tienen problemas en la interacción social.

Por supuesto que estos cuatro estilos no suelen darse “puros”, sino que son una idealización. No está de más conocerlos para reflexionar sobre nuestros propios modos de abordar la crianza de nuestros hijos, y sus posibles consecuencias.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados