¿Cuándo empezar con los idiomas? » LetsFamily

¿Cuándo empezar con los idiomas?

Cuando nuestros hijos crezcan y se conviertan en adultos amables, generosos y empáticos, nuestro trabajo como educadores desde casa recibirá un sobresaliente.

Pero además de cultivar cualidades personales, para que su futuro sea más fácil y tengan acceso a mejores oportunidades laborales es también fundamental que adquieran ciertos conocimientos. Entre ellos, el aprendizaje de un segundo o incluso un tercer idioma se presenta casi como imprescindible.

Según los lingüistas, ese aprendizaje resultará más sencillo y al mismo tiempo más eficaz cuanto antes comience el niño con la segunda lengua. Pero, ¿qué significa ese “cuanto antes”? ¿Debemos intentar que aprenda inglés o alemán al mismo tiempo que el idioma materno? Para los especialistas eso es lo ideal, pero las únicas opciones para lograrlo son o bien que uno de los padres hable otro idioma y se dirija siempre al niño en esa lengua o que el bebé acuda a una guardería bilingüe y después a un colegio de habla extranjera para que el pequeño aprenda de forma natural a hablar en dos idiomas. Sin embargo, esas opciones no están al alcance de todos, y eso no quiere decir que nuestro hijo no pueda ser bilingüe. Poniendo en marcha las siguientes estrategias podremos ayudarle a que no se le resistan los idiomas:

  • Ver la tele en el idioma que queramos que aprenda. Acostumbrarle desde que es un bebé a ver los dibujos animados en lengua extranjera aunque todavía no sepa manejar la lengua materna es una buena idea. De esa manera, su cerebro irá adquiriendo vocabulario y estructuras lingüísticas en otro idioma además del que escucha en casa.
  • Escuchar canciones en otra lengua. Los niños aprenden a hablar observando cómo hablamos los demás, y las canciones son un buen instrumento para ese aprendizaje. Por eso resulta beneficioso que las escuchen en el idioma que queramos que aprenda siempre que pongamos una misma canción varias veces, para que vaya reconociéndola.
  • Aprender música. El lenguaje musical también ayuda a la adquisición de otro idioma. Al ser un lenguaje más facilita que los niños desarrollen capacidades que estimulan el aprendizaje de otra lengua.
  • Contarles cuentos en otro idioma. Es otra táctica que puede ayudar. El fantástico mundo de los cuentos les resulta tan atractivo que capta su atención al instante, y si los personajes de esos cuentos hablan en inglés, francés o el idioma que deseamos que aprenda nuestro hijo, irá familiarizándose con él.
  • Inmersión en otra lengua. Si económicamente nos lo podemos permitir una buena idea es apuntarlo a cursos de inmersión, aquellos en los que no se habla otro idioma que no sea el extranjero. Así se acostumbran a escuchar otra lengua, a su fonética y expresiones.
¡Participa en nuestros sorteos!