Dermatitis atópica: remedios que funcionan

Comentar: (1)

Compartir:

La dermatitis atópica es una alteración de la piel caracterizada por enrojecimiento, picor  y la aparición de vesículas en la piel muy seca que padecen un tercio de los lactantes y un 20% de los niños. Produce mucho picor, por lo que resulta muy molesta a los bebés.

Aunque desconocemos las causas de esta sobrereacción de la piel a determinados estímulos, sí se sabe que tiene un componente hereditario y que puede aparecer relacionada con alergias al polen, a los ácaros y a otros alérgenos, como ciertos alimentos. Se manifiesta en forma de brotes y suele remitir con la edad.

La base del tratamiento de la dermatitis atópica en todos los niños es, por un lado, tratar la inflamación para aliviar el picor y por otro, intentar reparar la barrera cutánea con mucha hidratación.

Tratamiento de la dermatitis atópica

  • Dar al bebé baños diarios cortos, con agua templada, con un jabón antiséptico ácido. Antiguamente se recomendaba bañar menos a los niños si tenían dermatitis, pero los niños atópicos tienen predisposición a las infecciones y es mejor bañarlos cada día.
  • Hidratar la piel del niño dos veces al día con cremas emolientes: imprescindible después del baño y otra vez por la mañana antes de vestirlo, por ejemplo. Pregunta al dermatólogo qué hidratante debes usar. Las cremas con urea, por ejemplo, están desaconsejadas  en bebés menores de 8 meses, porque pueden causar problemas metabólicos.
  • Mantener las uñas del bebé o el niño cortas y limpias, para evitar que se rasque y se infecte la zona afectada.
  • Evitar los ambientes secos y los cambios bruscos de temperatura.
  • Mantener la habitación del niño a temperatura suave (18-20º C) y con cierta humedad: es suficiente con usar un humidificador o poner un cacharrito con agua sobre el radiador.
  • Vestir al niño con tejidos naturales, como algodón o lino, y usarlos también en los textiles de la cuna y el cochecito o en los juguetes.
  • Para lavar lavar la ropa del bebé, evita los suavizantes y aclárala muy bien.
  • No eliminar ningún alimento de la dieta habitual del niño, a no ser que nos lo indique el especialista.
  • Para la alimentación, elegir productos ecológicos. No te olvides de incluir el pescado azul en el menú semanal de tu hijo.
  • Evitar en lo posible las situaciones de estrés.

 

Lo último: baños de lejía contra la dermatitis atópica

Da impresión solo de leerlo, pero la American Medical Association recomienda los baños de lejía un par de veces a la semana para tratar la dermatitis atópica de los bebés. El objetivo es descolonizar la piel, principalmente de la bacteria estafilococo aureus. Se utiliza la lejía de siempre, la que tenemos en casa.

El sistema es muy sencillo:

  • Se añade a la bañera del bebé una cucharadita de té cada cuatro litros de agua.
  • El baño no debe durar más de 10 minutos.
  • El agua no puede tocar la cara o los ojos del niño.
  • Hay que aclarar bien la piel después e hidratarla como de costumbre.

Si tu hijo tiene mucho picor y molestias por la dermatitis, pregunta al pediatra por este método.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

1

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 4.5 (2 votes)

Compártelo en redes sociales

Comentarios

Estos mismos pasos me los recomendó la pediatra y si se sigue es rari que salga algún brote yo incluso le doy de vez en cuando un baño más larga para jugar un poco en el agua con mi niña y a ella le gusta mucho.

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies