Desayunos o meriendas saludables para llevar al cole

Comentar: (0)

Compartir:

desayuno-merienda-colegio

¿Sin ideas sobre qué meter en el táper del “cole” o la “guarde”? Aquí van unas cuantas ideas saludables que encantarán a tu hijo.  

El bocadillo de toda la vida

El “bocata” es todo un clásico del recreo. Les aporta energía, es saciante y fácil de comer para ellos. Sin embargo, el tradicional bocadillo de embutido con mantequilla tiende a sustituirse por opciones más saludables. En lugar de pan blanco, mejor pan integral. Los embutidos (chorizo, salchichón...) son carnes procesadas y sólo deben consumirse ocasionalmente.

Más frecuentemente se puede usar jamón serrano, pavo o jamón cocido y queso, pero no es necesario que siempre sean de fiambre: un “bocata” con un filetito de pollo a la plancha o una tortilla francesa también son opciones estupendas para el recreo. Por ultimo, en lugar de mantequilla podemos untar el pan con aceite, tomate o aguacate.

 

Fruta de temporada y verduras

Parece que cuando hablamos de fruta y niños siempre recurrimos al plátano. Lo cierto es que es una de las frutas mejor aceptadas por los niños y encima viene “en su propio envase”. Sin embargo, los peques también se cansan de los mismos sabores, ¿por qué no abrir el abanico de posibilidades? Fresas, arándanos manzanas, peras, mango, uvas... Las posibilidades son infinitas.

Según la fruta, la edad del niño y las normas del cole debemos preparársela de diferente manera: en algunos casos podemos incluir la pieza de fruta tal cual y que se la coman a bocados (manzana, pera...), otras veces sólo pelada (mandarina), o pelada y cortada en un táper (podemos echarle unas gotitas de limón para que no se oxide). Las verduras también pueden entrar en el desayuno de media mañana, por ejemplo en forma de palitos de zanahoria, pepino o tomatitos cherry (para los niños más pequeños partidos por la mitad) que podemos acompañar con un poco de hummus para que mojen.

 

Si llevan dulces, mejor caseros

Lo mejor es que consuman estos productos solo ocasionalmente, pero no es raro encontrar en las hojas de desayuno de los niños que tal día toca “bollería” o “galletas”. En este caso siempre es mejor elegir un producto que lleve la menor cantidad de azúcar posible y con grasas de buena calidad. Si tenemos tiempo, lo mejor es hacer las galletas o bizcochos en casa. Así reducimos la cantidad de azúcar al mínimo (te sorprenderías de que puedes hacer la mayoría de las recetas con la mitad del azúcar que pone). Además, utilizando ingredientes naturales como manzana, plátano o pasta de dátiles puedes preparar dulces exquisitos sin necesidad de tocar el azucarero.

 

Lácteos, mejor sin azúcar

Un mini brick de leche o un yogurt natural les proporcionará energía y calcio para sus huesos. Pero hablamos de leche -no de batidos- y de yogures naturales -no de sabores- ya que, en ambos casos, el contenido de azúcar de estos productos supera el 10% (es casi todo el aporte que necesita un niño durante todo el día). En cuanto al queso, vigilemos que sea queso de verdad porque los quesos “de niños” muchas veces llevan de todo menos eso. Si en los ingredientes lleva leche, cuajo y poco más será más saludable. Cuanta menos sal lleve, mejor.

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies