Diabetes juvenil, ¿se puede prevenir?

Comentar: (0)

Compartir:

Cada 14 de noviembre celebramos el Día Mundial de la Diabetes, una enfermedad que solo en España padecen casi 6 millones de personas.

Se trata de un desorden del proceso que convierte el alimento en energía. Nuestro cuerpo funciona de la siguiente manera: durante la digestión, los alimentos que hemos tomado se descomponen para crear la glucosa, que es una fuente de combustible esencial para el cuerpo. Esa glucosa pasa a la sangre, donde la insulina le permite entrar en las células. Sin embargo, es posible que o el cuerpo no produzca insulina o la produzca pero no en cantidades suficientes o de forma que no se pueda aprovechar de manera adecuada. En el primer caso estamos hablando de la diabetes tipo 1, que es la que afecta sobre todo a niños y jóvenes.

Se calcula que en nuestro país alrededor de 15.000 niños menores de 15 años sufren la enfermedad. Además, cada año se registran cerca de 1.200 nuevos casos. Siguiendo con los números, aproximadamente el 90% de todos los menores diabéticos padecen diabetes tipo 1, que es la causada por un mecanismo del propio organismo. Prevenir este tipo de diabetes no es posible de momento, aunque sí podemos controlarla. Sin embargo, la diabetes tipo 2, que es la que más está aumentando también entre niños y adolescentes, sí es prevenible, ya que la produce el sobrepeso, el sedentarismo y una alimentación inadecuada, por lo que evitando estos tres factores podremos impedir su aparición.

Control de la diabetes

Nos daremos cuenta de que a nuestro hijo le ocurre algo si  comienza a beber mucha agua, orina también mucho más de lo normal, incluso por la noche, tiene mucho apetito de repente y pierde  peso. Además, el niño se suele sentir más cansado. Si el análisis confirma que efectivamente nuestro hijo tiene diabetes, la primera reacción de los padres suele ser la de asustarse. Sin embargo, controlar la diabetes es cuestión de inculcar unas rutinas en el día a día del niño. Y si eso no es suficiente, existe formación que imparten educadores en diabetes pediátrica para que nos sea más sencillo inculcar los hábitos necesarios, de forma que todo marche sobre ruedas y mantengamos la diabetes a raya.

Lo más importante es seguir unos hábitos regulares de alimentación y realizar una dieta equilibrada, además de seguir las orientaciones médicas relacionadas con las inyecciones de insulina diarias en dosis personalizadas. La práctica de ejercicio también puede ayudarnos al control de la enfermedad. Por otra parte, es necesario informar al colegio para que estén al tanto de lo que le ocurre al niño y ayuden a conseguir un adecuado control metabólico.

Por lo demás, los especialistas insisten en que el niño con diabetes no solo puede sino que es buena idea que realice todas las actividades que hacen sus compañeros, aunque en su caso haya que monitorizar sus glucemias y adaptar las comidas si es necesario. De esa forma se normalizará el hecho de tener diabetes porque, aunque se trate de una patología crónica, no impide llevar una vida normal.

Puede que también te interesen los siguientes artículos:

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados