Ejercicios o técnicas para ayudarles a vocalizar » LetsFamily
embarazo
Ejercicios o técnicas para ayudarles a vocalizar

Ejercicios o técnicas para ayudarles a vocalizar

Está bien que hagas una consulta profesional, pero también es posible ayudarlo a mejorar su pronunciación con ejercicios fáciles que puedes implementar en casa.

Mejora su respiración

A veces, ayudarlos a controlar mejor la duración y la frecuencia de sus inhalaciones y exhalaciones ya sirve para mejorar el habla del niño. Primero hay que hacerlos conscientes de las dos partes de la respiración, que coloquen una manita sobre su pecho o sobre su abdomen estando acostados, para que vean cómo sube y baja, para después pasar a actividades de soplo (jugar con velas de cumpleaños, burbujas, hacer carreras de sorbetes, inflar globos o sacarle distintos sonidos a un silbato).

Ejercicio con un espejo

Prueba hacerle repetir a tu niño los sonidos que le cuestan mientras se observa a sí mismo en el espejo. Primero muéstrale cómo pronunciar, enfatizando los movimientos que debe hacer. Después, pídele que haga lo mismo mirándose.

Con el lápiz en la boca

Pide al niño que coja un lápiz entre los dientes y, sin dejarlo caer, pruebe recitar una poesía que le guste, cantar su canción favorita o simplemente, repetir un chiste, un trabalenguas, una adivinanza u otra frase que le digas. Este esfuerzo adicional le servirá para fortalecer la musculatura encargada de la articulación.

Gimnasia para labios y lengua

Tal vez al pequeño le resulte difícil o aburrido hacer ciertos ejercicios, pero ¿qué tal si los convertimos en un juego? Prueba hacer todo tipo de caras chistosas para que tu hijo las imite, también podéis tomaros fotos juntos ¡y reíros a carcajadas! Si lo que buscas es mejorar la vocalización, haz gestos como estos:

  • Sacar la lengua afuera.
  • Tratar de tocar la nariz con la lengua.
  • Enrollarla y hacer un tubo con ella.
  • Tirar besos al aire.
  • Silbar.
  • Abrir la boca como el lobo feroz frente a Caperucita.
  • Hacer una “sonrisa invertida” o cara de triste.

Todos estos ejercicios simples le servirán para controlar mejor sus labios y su lengua, tan importantes en la articulación del habla.

Hablad, leed, cantad

La mejor manera para que el niño mejore sus destrezas en el habla es… ¡Por supuesto, hablando mucho! Dale a tu hijo muchas oportunidades para que te hable, pregúntale sobre su día, sobre las cosas que le gustan. Leed cuentos juntos, sugiérele cambiar el final o hazle preguntas sobre lo que ocurre más adelante. Cantar sus canciones preferidas también es una buena práctica.

Lo más importante, que siempre debes recordar: procura no corregir a tu hijo, ni mucho menos reírte o burlarte de él, porque con eso solo conseguirás que se inhiba y que el problema se agrave.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: