El hijo mayor: mitos y verdades

Comentar: (0)

Compartir:

El hijo mayor: mitos y verdades

Existen muchos dichos populares que atribuyen características a los niños (y también a los adultos) según el orden de nacimiento que les haya tocado en suerte. Y no es todo mentira: numerosos estudios confirman la tendencia de los hijos a acomodarse a ciertos roles familiares y sociales. ¿Será verdad que los hijos mayores son más responsables, líderes natos y con mayores posibilidades de triunfar en el estudio y en el trabajo? ¿Qué hay de cierto en que son más conservadores que sus hermanos?

Gran inteligencia

De acuerdo con un estudio de dos científicos noruegos que publicó la revista Science en 2007, los primogénitos superan en promedio a sus hermanos por 2,3 puntos de coeficiente intelectual. Esto en principio se debe a que, en su momento, recibieron mayor estimulación por parte de sus padres, pero también a que al nacer sus hermanos, se convierten en sus “tutores” y el hecho de colocarse en una situación de enseñanza los ayuda a seguir aprendiendo más rápido.

Mucha responsabilidad

¿Has notado cómo los padres de más de un hijo tienden a delegar tareas en el mayor, incluso siendo pequeño? Esto tal vez explique la tendencia de los primogénitos a destacarse en áreas académicas así como también a alcanzar con mayor facilidad puestos jerárquicos y a ganar más dinero. Los mayores suelen cargar con muchas expectativas de los padres, rasgo que comparten con los hijos únicos (claro, todo hijo mayor fue al menos por un tiempo un hijo único): ¿será por eso que más de la mitad de los ganadores del Premio Nobel fueron hijos mayores?

Inseguridad

No todo son rosas: los mayores en algún momento de la vida sufren por ser “destronados” con el nacimiento de su hermano menor. Sufren más los celos que los demás hijos, y por ello algunos especialistas sostienen que los primogénitos son inseguros, y que aún durante su vida adulta siguen buscando la aprobación de los demás.

Mayor rigidez

El hijo mayor es por lo general el encargado de mantener el “status quo” de la familia, quien cuida de sus hermanos menores primero, y les transmiten los valores de la casa. Suelen ser más serios y cargar desde pequeños con más preocupaciones. Los menores, en cambio, suelen ser más rebeldes para diferenciarse y encontrar su lugar en la familia. Es común que los hermanos mayores cuiden de los padres cuando ellos envejecen y que procuren mantener unida a la familia cuando los padres ya no están.

Más allá de la verdad que pueda haber en los dichos populares, no debemos olvidar que todo el tiempo se habla de tendencias, no de conductas fijas. Por supuesto que un hijo mayor puede ser el rebelde, el que gane menos dinero o el que tenga un sentido del humor a prueba de balas.

Para evitar reforzar los estereotipos en tu hijo mayor, no le des tareas o información que no pueda manejar, y recuerda seguir tratándolo como a un niño por más que nazca un hermanito pequeño.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados