Elige bien los juguetes para tus hijos » LetsFamily
embarazo

Elige bien los juguetes para tus hijos

La manera más eficaz a través de la cual tus hijos desarrollan sus capacidades intelectuales, psíquicas, emocionales y motoras es a través del juego y de los instrumentos necesarios para ponerlo en práctica: los juguetes. Jean Château, uno de los mejores analistas del juego infantil, resume esta idea en una única pero esclarecedora e inquietante frase: «Un niño que no sabe jugar es un pequeño viejo y será un adulto que no sabrá pensar».

Se acercan días en los que nuestros hijos recibirán regalos. No pierdas la oportunidad que la Navidad te brinda para seleccionar los juguetes con esmero.

A continuación te damos consejos para hacer la mejor selección:

  • El juguete debe ser deseado por el niño.
  • Que sea seguro. Debe estar confeccionado con materiales que no se astillen o sean cortantes si se rompen. Los colores han de ser sólidos y no tóxicos. Cuanto más pequeño es el niño más grandes deben ser los juguetes.
  • Debemos comprarlos adecuados a su edad pensando, siempre, en la finalidad y actitudes que desarrollan en nuestros hijos.
  • Ten en cuenta su personalidad: un niño retraído necesitará juegos socializadores (varios jugadores); a un niño/a hiperactivo le resultarán adecuados juegos de atención, artísticos, etc…
  • Que sea simple. Esto aumentaría la gama de usos que se pueden hacer de él, desarrollando su fantasía y su capacidad simbólica.
  • No comprarlos para satisfacer un capricho momentáneo del niño.
  • Generalmente no deben ser utilizados para premiar o castigar a un niño.
  • Debemos tener en cuenta que el exceso de juguetes mata la fantasía y produce aburrimiento. Los niños necesitan pedir ante todo.
  • Conviene instruir a los familiares para que no regalen juguetes de forma indiscriminada.
  • El mejor juguete no es necesariamente el más caro.

El juego propiamente dicho, sin connotaciones didácticas o educativas, es necesario y beneficioso por sí mismo. Aprovecha estos días para jugar con tus hijos. Compartir con ellos tiempo de juego es el mejor modo de conocer sus gustos, sus preocupaciones y sus ilusiones.