¿Es mi hijo celíaco?

Comentar: (0)

Compartir:

Un niño pequeño comiendo pasta

La intolerancia al gluten, una proteína presente en los cereales, puede ser la causa de dolores estomacales, diarrea o vómitos. Sin embargo, esos síntomas también pueden deberse a otras patologías, algunas tan frecuentes como la gastroenteritis. ¿Cómo saber entonces si nuestro hijo es celíaco o si ha cogido un virus o simplemente le ha sentado mal la comida?

Según explican los especialistas, el problema cuando se da esta reacción aparece en el intestino, ya que ahí hay una mala absorción de los alimentos que contienen gluten, lo que provoca dolores abdominales, diarrea y vómitos, aunque no son las únicas formas que tiene la celiaquía de manifestarse. También pueden aparecer dolores de cabeza o incluso dolores articulares.

Para poder descartar una intolerancia al gluten lo habitual es hacer un estudio de sangre e incluso una biopsia intestinal, aunque recientemente ha aparecido un nuevo sistema, desarrollado por científicos de la universidad de Granada, que permite averiguar si niños de entre dos y cuatro años tienen la enfermedad celíaca. La nueva técnica consiste en un pequeño pinchazo en el dedo del niño, cuyo resultado se analiza en unos diez minutos.

El tipo de celiaquía que permite identificar esta técnica es la llamada celiaquía silente, una forma con síntomas leves que puede pasar desapercibida tanto para médicos como para los propios padres. La razón de diagnosticarla a pesar de que el niño ni siquiera se sienta excesivamente molesto tras comer alimentos con gluten es que así podremos evitar futuros problemas en su crecimiento y desarrollo.

Qué puede comer

Adaptar la alimentación del niño a una dieta sin gluten es el paso siguiente al diagnóstico. Podrá consumir todo tipo de carne y pescados, fruta, verdura, arroz, legumbres o lácteos. Sin embargo, es aconsejable evitar los alimentos procesados y envasados. Tampoco debería consumir pan, harina de trigo, cebada, centeno y cualquier alimento que tenga alguno de estos ingredientes. Por ejemplo, la pasta, que contiene gluten.

La buena noticia es que cada vez más productores tienen en cuenta las necesidades de los celíacos, y por eso ya hay muchos productos en el supermercado que no contienen gluten. Para asegurarnos de que lo que compramos no está contraindicado se puede solicitar  a la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE) una lista en la que recogen anualmente qué productos existentes en el supermercado pueden consumir todos los celíacos.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados