Juegos para que ellos se muevan y tú no (aunque parezca que sí)

Comentar: (0)

Compartir:

Unos padres están sentados en el suelo del salón mirando cómo juega su hijo pequeño

Nos encanta jugar con nuestros hijos, por supuesto. También a juegos movidos. Pero tienen tanta energía que, de vez en cuando, sientes que los niños necesitan desfogarse y tú… Tú no puedes más. Los juegos que te proponemos intentan cuadrar ese círculo y que cada parte obtenga lo que necesita.

No hay nada que haga más feliz a un niño pequeño que jugar con mamá y papá. Pero a veces tenemos que hacer otras mil cosas o, directamente, necesitamos descansar un rato a pesar de que nos demanden. Así que la idea es buscar juegos con los que tu peque esté entretenido y vinculado contigo y tú tengas un pequeño respiro.

  1. Una yincana de tesoros escondidos. Oculta cinco juguetes pequeños, incluso alguna chuche (un día es un día) por la casa. El juego es encontrarlos sin ayuda, solo con tus pistas, e írtelos trayendo.     
  2. Saltar en la cama de los padres. A todos los niños les encanta, y al cabo de un rato se terminan cansando hasta ellos. Si tu hijo es pequeño, conviene que le sujetes las manitas o estés presente para evitar caídas.
  3. El circuito de carreras. En el jardín, el parque o la piscina. Ponle pruebas que vayan aumentando de dificultad: “Hay que ir corriendo hasta el árbol y volver”. “Hay que tocar todas las papeleras, tirarse por el tobogán y beber agua en la fuente”… Tú eres el punto de referencia, para la salida y para la llegada.
  4. El cronómetro. Todos los móviles tienen uno. Permiten hacer carreras cuando solo hay un niño. Corre contra él mismo y, como sabe que le estás mirando y estás pendiente de él o ella, pueden correr una y otra vez para conseguir el mejor tiempo.
  5. La coreografía. Si le gusta la música, puedes proponerle que te haga un baile sorpresa con su música favorita. Mientras lo prepara tendrás unos minutos de paz, pero luego hay que aplaudir mucho… y bailar tú también, ¿no?
  6. Que no se caiga el globo al suelo. Pero no lo pueden tocar con las manos, hay que detenerlo con el hombro, la cabeza, el codo…  El objetivo es conseguir superar los diez toques sin que el globo caiga al suelo. 
  7. La peluquería. Déjate maquillar y peinar como una princesa (da igual si eres  papá o mamá). A tu peque le encantará y tú solo tienes que hacer de modelo y festejar mucho el resultado.  
  8. La cabaña. Seguro que hay una manera de sujetar una colcha o una manta encima del sofá para hacer una cabaña. Este juego suele terminar necesitando de los cojines y almohadas de toda la casa… y cuando terminamos de hacerlo, qué menos que descansar un ratito dentro de nuestra choza, ¿no? El que no quiera, puede salir fuera a hacer comiditas o cazar mamuts. 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
4

Average: 3.5 (2 votes)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados