La importancia de que los niños jueguen al aire libre

Comentar: (0)

Compartir:

La importancia de que los niños jueguen al aire libre

Carreras de sacos, rayuela, carreras de obstáculos... Seguro que recuerdas lo bien que lo pasabas cuando eras niña y te pasabas el día en la calle, jugando al aire libre.

Ahora esa costumbre, aunque se mantiene, se da algo menos. La consola está ganando la batalla a los parques, y ya a muchos peques les gusta tanto como jugar al aire libre. Además, parece que no llegamos a todo -trabajo, casa, niños...-, y si salimos a la calle no podemos hacer otras tareas en casa mientras ellos juegan, por lo que muchas veces optamos por pedirles que jueguen en casa.

No hay nada de malo en ello, pero si al menos dos días a la semana fomentamos el juego al aire libre les estaremos regalando una larga lista de beneficios. Y es que, según los expertos, esta actividad les proporciona muchas herramientas que les ayudan a desarrollarse mientras se divierten. Puedes preparar miles de juegos, tantos como tu imaginación te permita, y si necesitas ideas te damos algunas en este artículo. Esto es lo que ganan los niños con el juego al aire libre:

 

- Autonomía. Aunque al estar en un espacio abierto estemos más pendientes aún de ellos, si los vigilamos desde la distancia, dejándoles hacer y deshacer con el resto de niños, estarán ganando autonomía. Mientras se divierten, aprenden a solucionar las dificultades que se les presentan por si mismos, sin ayuda de los adultos. Solo cuando necesiten de verdad nuestra ayuda nos la pedirán, y eso es un indicativo de que están ganando independencia sin apenas darse cuenta.

 

- Desarrollo de la imaginación. También cuando juegan en casa se desarrolla su imaginación, pero al estar en un entorno abierto, donde los imprevistos suceden con facilidad, aprenden a adaptarse a las circunstancias con creatividad. De esa forma inventan nuevos juegos si en el tobogán hay mucha cola, fabrican con lo que tienen a mano algo parecido a una pelota si el balón se queda atrapado en un tejado, introducen los elementos del entorno en el juego... Todo un derroche de imaginación.

 

- Sociabilidad. En casa, cuando juegan con amigos, van desarrollando habilidades sociales. Sin embargo, con los juegos al aire libre, donde conocerán a otros niños con los que nunca antes han jugado, aprenden nuevas herramientas para interrelacionarse y socializar. Incluso los niños más tímidos suelen ir ganando confianza al ver que pueden conocer nuevos amigos.

 

- Respeto por las normas. En todo juego hay unas normas, y respetarlas es lo primero si quieren ser aceptados en el grupo. Por eso en el juego al aire libre, donde suelen tener compañeros de batallas distintos cada día y es más importante aún sentirse aceptados, aprenderán el respeto por las normas que marcan los turnos y las reglas del juego.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies