La masturbación en los niños pequeños — Lets Family

La masturbación en los niños pequeños

La masturbación es muy frecuente en los niños a partir de los dos años. Una situación ante la que los expertos recomiendan no regañar al niño, ni ridiculizarlo.

La masturbación esporádica en niños preescolares es una conducta normal. Hasta un tercio de los niños de esta edad descubren la masturbación mientras exploran su cuerpo. La mayoría continúan masturbándose simplemente porque les gusta, aunque algunos pueden hacerlo de forma más frecuente si tienen algún problema o si se les castiga o presiona para que dejen de hacerlo.

No hay causas médicas. La irritación del área genital puede producir dolor e inflamación, pero es más probable que sean consecuencia y no causa de la masturbación.

Una vez que el niño ha descubierto que la masturbación le proporciona placer, no hay que esperar que deje de hacerlo de forma inmediata. Además, si no se le reprende lo hará abiertamente. Hacia los 5 a 6 años es muy probable que disminuya su frecuencia o, por lo menos, que lo haga de forma más reservada. Más tarde, en la adolescencia, la masturbación es casi universal, en relación con los cambios hormonales y el inicio del deseo sexual.

Que el niño se masturbe no va a alterar su orientación sexual, no va a hacer que sea promiscuo y, por supuesto, no tiene ninguna relación con la epilepsia.

Si consideramos que casi todos los niños más tarde o más temprano se masturban y que lo hacen porque realmente les gusta, no habría que hacer nada, salvo dejar al niño tranquilo. Conviene tener claro que aunque los padres lo intenten, no van a conseguir que deje de hacerlo de forma inmediata. Así que habrá que aceptarlo como lo que es: una situación normal. Las reprimendas, castigos, etc. pueden tener un efecto negativo, porque pueden reforzar esa conducta.

Si creéis que la masturbación puede tener relación con el aburrimiento, podéis intentar mantenerle ocupado con actividades que le atraigan. Probablemente, habrá que ser aún más tolerante cuando la masturbación se produzca en los momentos de descanso: en la siesta o al irse a dormir por la noche. Si lo que preocupa es que lo haga delante de otras personas, podéis explicarle que no es algo que deba hacerse en sitios públicos.

En contadas ocasiones, la masturbación estará relacionada con situaciones de estrés del niño o, incluso, abusos sexuales por parte de adultos. En esos casos, no dude en consultar a su pediatra o enfermera.