La obesidad infantil, un problema que crece

Comentar: (0)

Compartir:

obesidad infantil

En los últimos 40 años la obesidad infantil se ha multiplicado por 10, convirtiéndose en uno de los problemas de salud más graves para las generaciones futuras. Te ofrecemos claves para la prevención y algunas ideas de recetas saludables.

Los más obesos de Europa

Las cifras de niños con sobrepeso y obesidad en España son realmente alarmantes. Según el último estudio desarrollado por la Organización Mundial de la Salud, los niños españoles se encuentran entre los más obesos de Europa, concretamente el 40% de nuestros peques sufre de sobrepeso u obesidad (el 19% de los niños y un 17% de las niñas sufren obesidad). Los niños de la cuenca mediterránea son los más afectados y, curiosamente, entre las principales causas está el bajo consumo de frutas, verduras y pescado, justamente productos básicos en la dieta Mediterránea (además del consumo excesivo de dulces y bebidas azucaradas y el sedentarismo).

 

Consejos para prevenir la obesidad

El principal consejo a la hora de brindar una dieta saludable a nuestros hijos es predicar con el ejemplo. De nada sirve que les vendamos los beneficios de la fruta si después de comer lo que aparece en la mesa son natillas y demás postres azucarados. Pero además:

  • Haz bien la compra: La mejor manera de huir de los alimentos poco saludables es no tenerlos en casa. Saca de tu compra semanal batidos, zumos, bollería... y deja estos productos no recomendables para ocasiones especiales como fiestas de cumpleaños.

  • No utilices la comida como premio ni castigo: “Si te comes toda la comida te doy un yogurt de chocolate”. Con estas palabras lo único que estás enseñando a tu hijo es que la comida es lo malo y el postre azucarado lo bueno. ¿Es ese el mensaje que quieres darle?

  • No obligues a tu hijo a comer: Una de las principales causas de la obesidad es que el mecanismo natural de hambre-saciedad está alterado. El cerebro no manda la señal de “deja de comer” a tiempo y por eso ingerimos más comida de la cuenta. Esto ocurre, entre otras cosas, porque desde pequeños nos han insistido en que comamos “una cucharadita más” o en que “hay que acabarse el plato”.

  • Anímale a que haga ejercicio: Los expertos recomiendan realizar de 3 a 5 veces por semana al menos 20 minutos de ejercicio vigoroso y dos o tres veces por semana ejercicio moderado. No estamos hablando de llevar a los niños al gimnasio, se trata de llevar un estilo de vida más activo; por ejemplo dejando aparcado el coche y realizando algunos trayectos andando u organizando planes activos para el fin de semana.

 

 

Recetas saludables:

  • Guacamole: El aguacate es una excelente fuente de grasas saludables, muy beneficiosas para el desarrollo de los niños. Además, les encantará comérselo “dippeando” con trocitos de pan o de zanahoria (no snacks salados). Sólo tienes que mezclar un aguacate con trocitos de tomate y cebolla, un chorreón de limón y unas hojas de cilantro fresco para tener un exquisito aperitivo con sabor a México.

  • Lentejas con arroz: Este “plato de pobres” es nutricionalmente perfecto. Las legumbres aportan minerales como el hierro y son muy saciantes por su aporte en fibra. Al combinalas con cereales se convierte en un plato con proteína vegetal de alto valor, por lo que desplazaríamos el consumo de carne, algo recomendable ya que la dieta de los niños suele pecar en exceso de este grupo de alimentos. Para prepararlas solo hay que poner las lentejas, una hoja de laurel, ajo, zanahoria, pimiento, cebolla y patatas (todo cortado) en agua hasta que las cubra, cocer y después añadir el arroz.

  • Tortilla de merluza con calabacín: El pescado es otros de los alimentos recomendados para la dieta infantil por su contenido en proteínas, vitaminas y minerales. En esta receta, al combinarlo con huevo y verdura estaremos consiguiendo un plato muy completo sin casi nada de grasa. Además, es adecuado para niños a los que les cuesta comer pescado y hay que “camuflárselo”. Sofríe (con una cucharada de Aceite de Oliva Virgen Extra) el calabacín cortado en trocitos y la merluza desmenuzada (si quieres puedes añadir un ajito picado). Después, añade la mezcla a los huevos batidos, sala y cuece la tortilla de la manera habitual.

 

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies