Las actividades extraescolares: mejor poco que mucho » LetsFamily

Las actividades extraescolares: mejor poco que mucho

La mayoría de los niños pasa largas horas en el cole, entre las que se incluye el tiempo del almuerzo. Y muchas veces la jornada de los pequeños no termina allí, sino que a continuación vienen numerosas actividades extraescolares, tales como deportes, talleres de arte, clases de idiomas, de informática u horas con profesores particulares que refuerzan lo aprendido en la escuela. Sin embargo, debemos tener en cuenta que un exceso de ocupación termina por generar ansiedad y estrés en nuestros hijos.

¿Por qué tantos niños tienen agendas de adultos?

Principalmente, los niños están tan ocupados porque los padres necesitan mantenerlos fuera de casa el tiempo que ellos pasan trabajando. Muchas veces los horarios laborales y escolares no coinciden, y a falta de una alternativa (como dejarlos bajo el cuidado de sus abuelos, por ejemplo), las actividades extraescolares suplen este hueco. Otras veces, el motivo detrás de un exceso de actividades se debe a la voluntad de los padres de criar “hijos competitivos” (léase: buenos en todo).

¿Cuáles son los síntomas del estrés infantil?

Un niño con ansiedad manifiesta excesivas preocupaciones, tiende a magnificar la posibilidad de que ocurran acontecimientos negativos, y le cuesta controlar sus impulsos, como el enfado o la frustración. Otros síntomas asociados al estrés incluyen dolores de cabeza, inapetencia u otros trastornos digestivos, dificultades para conciliar el sueño, etc. También su rendimiento escolar se ve afectado. Se calcula que uno de cada 12 niños españoles sufre de estrés, y las cifras aumentan drásticamente en los adolescentes.

¿Cómo saber qué actividades son las más indicadas?

Entonces, ¿son nocivas las actividades extraescolares? No en sí mismas. Lo que hay que hacer es seleccionar solamente algunas, teniendo en cuenta dos cuestiones básicas, como son: la personalidad y los gustos de los niños. Si nuestro hijo tiene serias dificultades en determinada área del aprendizaje y se beneficia mucho del tiempo que el docente puede dedicarle uno a uno, las clases de apoyo pueden ser muy buenas, no así si las toma solo porque se nos ha metido entre ceja y ceja que debe ser el mejor de su clase. Un niño tímido podría verse muy favorecido por participar en deportes en equipo, mientras que uno más activo tal vez necesite un momento de esparcimiento más relajado, como aprender un instrumento musical. Por otro lado, siempre hay que tener en cuenta la opinión de nuestros hijos y respetar sus gustos, no sobrecargarlos solamente para que cumplan con nuestras expectativas.

La importancia del tiempo libre

Todos los expertos concuerdan en que la infancia es una etapa para favorecer el juego y la imaginación. Nuestros hijos necesitan momentos de ocio creativo, no estar atosigados de actividades y tareas. Es fundamental que pasen tiempo en familia. Finalmente, recordemos que la salud de los niños también pasa por descansar lo suficiente. Un niño con una agenda de adulto seguramente termine robándole horas al sueño, tan necesarias para su crecimiento.

¡Participa en nuestros sorteos!