‘Lo que tú quieras’: filosofía visual para niños

Comentar: (0)

Compartir:

¿Ser libre es poder hacer todo lo que queramos? ¿Puede todo el mundo hacer lo que le da la gana al mismo tiempo? ¿Es posible ser feliz sin ser libre? Estas son algunas de las preguntas que propone “Lo que tú quieras”, el tercer título del proyecto de filosofía para niños Wonder Ponder. 

¿Te atreves a pensar con tu hijo? ¿A preguntarte a su lado quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos, y a respetar y alentar sus respuestas, aunque no se parezcan a las tuyas? Si te apetece vivir esa aventura, puedes disfrutar mucho abriendo una de las cajas-libro de esta pequeña editorial para filosofar en familia.

Wonder Ponder es el proyecto de Ellen Duthie (traductora de Maurice Sendak y autora de los blogs Lo leemos así (http://loleemosasi.blogspot.com.es/), Filosofía a la de tres (http://filosofiaaladetres.blogspot.com.es/) y Filosofía de cuento (http://filosofiadecuento.blogspot.com.es/), la ilustradora mexicana Daniela Martagón y la editora Raquel Martínez Uña.

Su objetivo: acercar a sus lectores a algunas de las grandes preguntas de la filosofía de forma divertida y atractiva. Lo que tú quieras, sobre el concepto y la experiencia de la libertad,  es el tercer título de su colección de filosofía visual para niños, después de Mundo cruel, sobre la crueldad, y Yo persona, sobre nuestra identidad como seres humanos (el sugerente subtítulo es: ¿cómo sabes que no eres un robot?)

La idea es la siguiente: una caja-libro que contiene 14 tarjetas. En una cara, vemos una escena acompañada por una frase que contextualiza la situación. Cuando le damos la vuelta, leemos una serie de preguntas relacionadas con el dibujo, distribuidas sin un orden concreto. En la caja encontramos otras tres tarjetas para poder dibujar y escribir nuestras propias preguntas, propuestas de usos e ideas para “wonderpondear”, una breve guía de lectura con algunos conceptos clave y un póster lleno de referencias a personajes clásicos de la literatura infantil. El de esta caja se llama “La casa de la real gana”.

Ese formato facilita un montón de posibilidades de juego: podemos cambiar el orden, verlas todas a la vez o de una en una, leerlas solos o compartirlas como un juego de mesa. Las escenas dibujadas por Daniela Martagón, directas y llenas de color, consiguen transmitir la ambigüedad y la riqueza de matices de cada situación. Algunas son gozosas y alegres. Otras tienen un punto inquietante que nos pone inmediatamente en alerta.

Uno de los mayores atractivos de estas cajas es que están pensadas a prueba de jerarquías. No se trata de encontrar la respuesta “correcta”, porque no existe una sola respuesta válida, ni es posible adoctrinar a los niños sobre cómo hay que reaccionar ante esto o aquello. No establecen un orden de “importancia” en las preguntas, ni en las escenas. Si alteras la secuencia de las ilustraciones, puede que cambie también tu percepción sobre las situaciones que reflejan.

Como experiencia de lectura en familia, esta colección nos permite hablar de temas que habitualmente están fuera de las conversaciones que tenemos con los niños, pero no de sus preocupaciones ni de las nuestras, y ahondar en nuestra forma de entender el mundo y entendernos a nosotros. 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Average: 4 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados