Mascotas y niños: esto es lo que aprenden de ellas

Comentar: (0)

Compartir:

Cada 4 de octubre celebramos el Día Mundial de los Animales, una fecha con la que las organizaciones defensoras del mundo animal recuerdan la importancia del respeto a nuestras mascotas y la protección a las especies en vías de extinción

También es un día perfecto para destacar la relación especial que se da entre los niños y sus animales de compañía, que acaban siendo un miembro más de la familia.

Esta relación es la que han explorado estudios como el elaborado por la Fundación Affinity, que investigó el vínculo entre niños y animales de compañía. Una de sus conclusiones es que el 94% de los pequeños afirma sentirse mejor con un animal de compañía cerca. Además, cerca del 60% cree que relacionarse con animales de compañía les ayuda a querer y a respetar más a las personas.

Sin embargo, no son los únicos beneficios de tener una mascota en casa. Estas son otras ventajas que disfrutan los niños que comparten su tiempo con perros, gatos, hamsters o cualquier otro animal de compañía:

 

  • Compañeros de batalla llenos de cariño. ¿Quién no querría tener siempre a su lado a un amigo que estuviera dispuesto a jugar a cualquier hora del día o la noche? Una de las virtudes de los animales es que nos dan mucho cariño, especialmente a los niños. Los lametazos de su peludo amigo de cuatro patas, sus saltos al sofá para ponerse al lado del rey de la casa cuando está viendo la tele o los recibimientos que le hace cuando entra por la puerta son muestras de cariño que no pasan desapercibidas por los más pequeños.

 

  • Maestros del respeto y la responsabilidad. Tener una mascota es muy divertido, pero también conlleva unas obligaciones que los niños aprenden desde muy pequeñitos. Hay que cuidarla, lavarla, darle de comer, sacarla a pasear si se trata de un perro... Los más pequeños suelen implicarse en todas esas tareas si les dejamos, y es una buena forma de enseñarles qué son las responsabilidades y por qué es importante cumplirlas.

 

  • Más sociables. Los especialistas aseguran que los niños ven a los animales como seres que les aceptan tal como son y que en cierta forma dependen de ellos, lo que les hace sentirse seguros y confiados. Eso repercute en su relación con otros niños e incluso con los adultos, mostrándose más sociables si eran algo tímidos.

 

  • Vínculos más fuertes con otros miembros de la familia. Compartir el cariño y también los cuidados de la mascota con un hermano es muy positivo para los niños, que refuerzan así sus lazos aprendiendo a trabajar como un equipo. Aunque de vez en cuando puedan pelearse por jugar con él o sacarlo a pasear, poco a poco irán amoldándose y repartiendo tareas.

Si te ha gustado este tema, puede que te interesen los siguientes artículos:

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados