Medicar a un niño: Consejos y precauciones

Comentar: (0)

Compartir:

Medicar a tu hijo

Consejos y precauciones que debes tener en cuenta a la hora de administrar medicamentos a tus hijos pequeños. 

A la hora de medicar a un niño existen varias pautas que debemos tener en cuenta. Vamos a darte algunas claves para que puedas asegurarte de que le estás dando la medicina correcta a tu hijo y se la estás administrando de manera adecuada.

Consejos y precauciones para medicar a un niño:

  • Mantén los medicamentos fuera del alcance de los niños. No llames caramelos o golosinas a las medicinas o las vitaminas. Tus hijos pensarán que se trata de un dulce e intentará probarlo.
  • Usa medicamentos especialmente indicados para los niños. No des a tus hijos medicamentos para adultos. Ni siquiera en pequeñas dosis.
  • No automediques a tus pequeños. Todas las medicinas deben estar recetadas por su pediatra.
  • A la hora de administrarle un medicamento a tu hijo, lee bien las instrucciones de las etiquetas. Utiliza un medidor adecuado para evitar una sobredosis. Sigue las especificaciones sobre edad y peso recomendadas.
  • Aunque tu hijo se queje de tener dolores más fuertes no le administres una mayor cantidad de medicamento. Puede ser peligroso para el niño.
  • Ten cuidado con la interacción de medicamentos. Comenta con tu médico todas las medicinas o suplementos que esté tomando tu hijo para evitar que lo que te recete provoque una reacción adversa.
  • Tampoco debes suspender el tratamiento antes de tiempo aunque el niño se encuentre mejor. Podría tener una recaída.
  • Organiza tus medicinas y comprueba de vez en cuando su fecha de caducidad.
  • Existen varios medicamentos que no debes darle bajo ningún concepto a tu niño pequeño: aspirinas, antieméticos (contra las náuseas), jarabe de ipepacuana, medicamentos masticables con los que pueda ahogarse…  Antes de medicar a tu hijo, consúltalo siempre con el médico.
  • La Academia Estadounidense de Pediatría tampoco recomienda el uso de medicamentos de venta sin receta para la tos y el resfriado en niños menores de 3 años.
  • Si tu hijo no quiere tomarse la medicina puedes recurrir a algunos trucos como mezclársela con la comida, administrárselo con chupetes medicinales o biberones especiales u optar por los supositorios.

¿Te han servido estos consejos para medicar a un niño? ¿Conocías todas las precauciones que debías tener en cuenta?

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados