Motiva a tus hijos: Entusiasmados por aprender | LetsFamily
embarazo

Motiva a tus hijos: Entusiasmados por aprender

Quiere hacerlo él; no lo consigue pero vuelve a intentarlo una y otra vez. Su deseo de lograrlo puede con las dificultades que se encuentra en el camino. Y al final lo consigue. Estamos ante un niño motivado.

La motivación es uno de los factores que más influye en el aprendizaje de tus hijos. Es esa energía que les lleva a la acción, a querer saber, aprender y entender todo lo que les rodea. Está muy relacionada con la autoestima y te interesa saber como cómo cuidarla y alimentarla.

La motivación está condicionada por aspectos internos, pero también por cuestiones externas y a lo largo de la vida de nuestros hijos pasará por momentos mejores y peores. Por ejemplo, una de las etapas en las que más se resiente es la adolescencia. Por otra parte, hay materias, tareas y labores para las que nuestros hijos están más motivados y otras para las que lo están menos.

¿Qué podemos hacer para cultivar la autoestima?

  • Crear un ambiente de trabajo agradable en el que tus niños se sientan valorados siempre.
  • Evitar frases como “eso es muy difícil para ti”, “todavía eres pequeño para eso”. Intenta enseñarle a hacer aquello que desea lograr. Probablemente se dé cuenta él mismo de hasta donde dónde puede llegar.
  • Cuando consiga algo, valora su esfuerzo y perseverancia. Esto le servirá en el futuro.
  • Del colegio recibiremos calificaciones tres veces al año, pero tendremos muchas oportunidades de valorar su esfuerzo y sus progresos. Compara trabajos de distintos meses del año y diles cosas como “¿te has fijado cómo has mejorado la letra?” o “Hace un mes te parecía imposible aprenderte las tablas, sin embargo ahora te las sabes de maravilla. Lo hemos conseguido gracias al trabajo diario”.
  • Intenta que desarrollen sus talentos al máximo. Ese debe ser el objetivo de la educación, que cada uno dé de sí el máximo. Si a tus hijos se le dan bien las matemáticas…. pon los medios para que desarrolle esta habilidad todo lo que pueda.
  • Intenta que vean la parte práctica de todo lo que están aprendiendo en el colegio: anímalos a que paguen ellos al hacer la compra y que comprueben “el cambio”; lee con ellos los carteles de los parques con las advertencias y recomendaciones; lee y escribe mails a familiares y amigos que viven lejos…
  • Fomenta en casa los debates y las discusiones. Es la mejor manera de aprender a pensar y a razonar, además de a respetar los turnos de palabra.
  • A los 7 u 8 años les gustan mucho las frases hechas, los refranes, los dichos. Repíteles algunas que les pueden servir para animarse ellos mismos en un momento de dificultad. Si has visto la película “Nemo” recuérdale la actitud de la pececita desmemoriada, Dori, que siempre le decía al padre de Nemo, “Sigue nadando, sigue nadando”.

Una de las grandes ventajas de motivar a tus hijos es que también tú lograrás estar más motivada. ¡Contagiaos las ganas por aprender y celebrad los logros de cada uno!