Niños con síndrome de Down, tan especiales como todos los demás — Lets Family
Niños síndrome down

Niños con síndrome de Down, tan especiales como todos los demás

Cada 21 de marzo se celebra el Día Mundial del SÍndrome de Down, una alteración genética por un cromosoma extra conocida como trisomía 21 que afecta a unas 35.000 personas en España según los últimos datos de la encuesta EDAD 2010. Con este día se pretende sensibilizar a la sociedad de una realidad que, a pesar de no ser tan excepcional (afecta a una de entre 600 y 700 concepciones), para muchos es una gran desconocida.

Para empezar, el síndrome de Down no es una enfermedad. Ni siquiera existen grados de síndrome de Down. Y aún así, el efecto que esta alteración produce en cada persona es tan variable que cada niño es único, como todos los demás. Aunque compartan algunas características como ciertos rasgos físicos o algunos problemas de salud, cada pequeño con trisomía 21 tiene una personalidad, aficiones, ilusiones y habilidades diferentes que los definirán como personas, por lo que su discapacidad será sólo una característica más, advierten desde Down España.

Esa idea de que todos los pequeños con síndrome de Down son iguales y se comportan de la misma forma es uno de los muchos prejuicios que las asociaciones de padres de niños con síndrome de Down quieren combatir. Por eso, Down España lanzó una campaña bajo el lema “Cambia tu mirada sobre el síndrome de Down”, con un vídeo  en el que participaban varios rostros populares del cine y la televisión, para conmemorar esta edición del Día Mundial del Síndrome de Down.

El futuro de los niños con Síndrome de Down

Nacer con tres cromosomas del par 21 en lugar de dos no incapacita a nadie para ir al colegio, jugar con otros niños, divertirse, disfrutar, ir ganando autonomía poco a poco, quizá estudiar una carrera algún día, tener un empleo… Esa es la realidad de gran parte de las nuevas generaciones, que gracias al esfuerzo de distintas asociaciones han vivido un escenario muy diferente al que había hace algunas décadas en nuestro país. Según los padres consultados, los niños con síndrome de Down no son totalmente distintos a otros niños que no padecen esta alteración genética, aunque sí necesitan más estimulación. “Aprenderán a hacer todo igual que los demás, pero a su tiempo”, explica una madre que asegura que el mejor apoyo, especialmente en los primeros momentos, es conocer otras familias que les puedan contar de primera mano qué es realmente el Síndrome de Down y por qué tienen que olvidarse de todos los prejuicios que tuvieran si no conocían de cerca esta alteración.

Internet puede ser de gran ayuda para entrar en contacto con otras familias a través de webs. Te dejamos a continuación algunas referencias: