No te líes en la cocina: cenas frescas, fáciles y rápidas » LetsFamily
embarazo
 cenas frescas, fáciles y rápidas

No te líes en la cocina: cenas frescas, fáciles y rápidas

Mini hamburguesas

Son perfectas porque combinan dos de los elementos que más gustan a los niños: la comida en formato mini y comer con los dedos. Además, dan mucho juego a la hora de “esconder” alimentos como la verdura si tenemos un peque en casa al que se le hace cuesta arriba lo verde.

Se hacen sofriendo cualquier verdura cortada en trocitos pequeños (zanahoria, cebolla, calabacín, espinacas…) y, después mezclándola con la carne, que puede ser de pollo, cerdo, ternera o combinaciones de éstas. Añadir un poco de sal, pimienta, ajo en polvo y pan rallado para darles consistencia y ya tenemos nuestras mini hamburguesas.

El mediterráneo en tu mesa

¿Conoces el humus? Este plato típico de oriente medio se ha popularizado en los últimos años porque es muy fácil de preparar, tiene un sabor exquisito y, además, es una excelente manera de comer legumbres en verano. Se prepara mezclando garbanzos, tahini (pasta de semillas de sésamo que encontrarás en cualquier supermercado), limón, aceite, sal y ajo.

Otro plato típico de los países del Mediterráneo es el cus-cus o sémola. Para preparar la deliciosa ensalada conocida como tabulé solo hay que añadir a la pasta tomate y pepino cortado en cuadraditos, alguna hierba fresca picada (perejil, cilantro, menta…) y aliñar con aceite, sal y limón. Esta es la receta clásica pero, a partir de ahí, admite casi cualquier ingrediente: trocitos de queso, atún de lata, aceitunas, aguacate…

Gazpacho de sandía

El gazpacho es una de las comidas más socorridas del verano porque se prepara en un momento y es tan refrescante que apetece a cualquier hora. Cada zona del país y hasta cada familia tiene su propia receta, pero nosotros proponemos un original y delicioso gazpacho de sandía, que añade a los beneficios nutricionales de la sopa estrella del verano los de comer fruta de temporada.

Para prepararlo basta con sustituir la mitad de los tomates que emplearíamos en la preparación tradicional por sandía. Los ingredientes serían: medio kilo de tomates, medio kilo de sandía, medio pimiento rojo, medio pepino, ¼ de cebolla, aliñar con aceite, vinagre y sal y ¡listo!.

Sardinas a la sal

En verano, apetecen sardinas (y además están muy bien de precio) pero pocas veces nos atrevemos a prepararlas en casa por miedo a los olores o la fritanga. Sin embargo, con esta receta no hay que hacer prácticamente nada. Podemos beneficiarnos de este pescado rico en grasas saludables sin dejar un desastre en la cocina. Solo hay que colocar una “cama” de sal gorda en una fuente de horno, poner las sardinas encima y hornearlas durante diez minutos aproximadamente.

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo: