Padres permisivos: ventajas y desventajas

Comentar: (0)

Compartir:

Con frecuencia, los padres y las madres de esta generación buscan alejarse de un estilo demasiado autoritario de crianza con el cual ellos mismo han sido educados. Sin embargo, existe el riesgo de caer en el extremo de la permisividad: una forma de crianza caracterizada por la falta de límites a los niños, a quienes se les busca evitar a toda costa el sufrimiento. Los padres permisivos son poco demandantes para con sus hijos, y a la vez están dispuestos a darles todo lo que ellos les pidan. Una combinación que tiene sus ventajas, pero también sus problemas. Veamos cuáles.

¿Cómo son los padres permisivos?

Se trata de padres que están en contra de ponerles límites a los hijos, ya sea por miedo a generarles un trauma, o bien por cansancio o culpa. Son padres y madres que quieren darles todo a sus niños, ya sea en cuanto bienes materiales como también en lo afectivo, quieren ser sus compinches y temen perderlos si los hacen enfadar. El niño y sus padres están en una relación de igualdad, pero con el tiempo el niño toma las riendas y se convierte en el centro del hogar, lo que conlleva una actitud de tiranía.

¿Quiénes suelen asumir este estilo?

Los psicólogos encuentran que este estilo de crianza es más frecuente tanto en padres muy jóvenes e inexpertos como en aquellos padres ya mayores que tienen un nuevo niño muchos años después. En ambos casos, falla la fuerza de voluntad a la hora de regañar, castigar o simplemente, entablar ciertas rutinas. También ocurre con aquellos padres que trabajan todo el día, ven poco a sus hijos y se sienten culpables por ello, de ahí que busquen compensar su ausencia con regalos y juegos, y no quieran dedicar el poco tiempo compartido con los niños a tareas más difíciles como marcar los límites.

Los problemas de la permisividad

Los padres permisivos no suelen castigar los malos comportamientos sino que buscan ser comprensivos y explicarlos como algo inherente a la infancia, sosteniendo que el niño aprenderá a autorregularse. El problema es que esto no ocurre. Sin recibir pautas y límites claros, los hijos de padres permisivos suelen tener muchos problemas de conducta, son impulsivos, caprichosos e inmaduros, y con problemas para socializar. Todo empeora al llegar la adolescencia, cuando los hijos pueden incurrir en comportamientos muy problemáticos y hasta peligrosos.

Algunas posibles ventajas

Por otro lado, algo bueno que tienen los padres permisivos es que suelen ser muy tolerantes y sus hijos se sienten cómodos con ellos. No suelen escatimar las manifestaciones de cariño, tan importantes para los niños. Y en sus hogares suele reinar un clima de diversión y familiaridad.

Tal vez lo más adecuado sea tomar este aspecto del estilo de crianza y combinarlo con los límites adecuados, poniéndonos a nosotros, los adultos, en control de la situación. No es falta de amor sino todo lo contrario.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados