Poesía para niños: los mejores poemas infantiles

Gravatar LetsFamily
Lucia Ponce -
18/04/2024 - Tiempo de lectura 9 mins
poesía para niños

Este artículo trata de:

Poemas infantiles
Beneficios de la poesía para niños

La poesía para niños les nutre el alma y aumenta su imaginación y creatividad. Igual que los cuentos infantiles, los poemas son una forma más de expresión y de conocer e, incluso, crear nuevos mundos. Con vistas en el Día del Libro (y nuestro amor infinito por la lectura), os dejamos una recopilación de algunos de nuestros poemas infantiles favoritos.

poesía.

(De lat. poēsis, y este del gr. ποίησις).

f. Manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra, en verso o en prosa.

Poemas infantiles cortos

La poesía para niños está llena de historias bonitas y breves para tus peques. Si tu hijo/a es muy fanático/a de la literatura, incluso podría memorizar alguno que otro y recitarlo siempre que le apetezca. ¡Aquí algunos de los mejores poemas cortos para niños!

El dentista en la selva (Gloria Fuertes)

El dentista en la selva (Gloria Fuertes)
Por la mañana
el dentista de la selva
trabajó intensamente
con un feroche cliente. 
Era el rey de la jungla, 
era un león imponente, 
con colmillos careados
y que le faltaba un diente. 

Por la tarde
y dijo el doctor dentista
a su enfermera reciente:
—pon el cartel en la choza, 
no recibo más pacientes,
ha venido un cocodrilo
que tiene más de cien dientes. 

(1917 – 1998) Escritora castellana, perteneciente a la Generación del 50, que destacó en la poesía. Colaboró en programas juveniles e infantiles de TVE.

Un desfile numeral (Carlos Reviejo)

Un desfile numeral (Carlos Reviejo)
Con este desfile
terminamos ya. 
Marchado, deprisa, 
los números se van. 
Primero va el Uno, 
que es el general, 
porque de los números 
es el mandamás.
El Dos es un cabo, 
y el Tres, capitán.
El Cuatro y el Cinco 
desfilan detrás.
El Seis con el Siete
no paran de hablar.
El Ocho está cojo
y no puede andar.
El Nueve les dice:
—¡Más formalidad!
Y el Cero, enfadado, 
rodando se va.

(1942 – ) Maestro de escuela, poeta y autor español especializado en literatura infantil. Algunas de sus obras destacadas son «Dragonalia» o «Don Quijote de la Mancha (pictrogramas)».

Los ratones (Lope de Vega)

Los ratones (Lope de Vega)
Juntáronse los ratones para librarse del gato;
y después de largo rato de disputas y opiniones, 
dijeron que acertarían en ponerle un cascabel, 
que andando el gato con él, 
librarse mejor podrían.

Salió un ratón barbicano,
colilargo, hociquirromo
y encrespando el grueso lomo, 
dijo al senado romano,
después de hablar culto un rato: 
¿Quién de todos ha de ser
el que se atreva a poner
ese cascabel al gato?

(1562 – 1635) Conocido como uno de los autores más importantes de la literatura universal, fue un destacado dramaturgo y poeta del Siglo de Oro español.

La tos de mi muñeca (Germán Berdiales)

La tos de mi muñeca (Germán Berdiales)
Como mi linda muñeca
tiene un poquito de tos,
yo, que en seguida me aflijo, 
hice llamar al doctor.
Serio y callado, a la enferma
largo tiempo examinó,
ya poniéndole el termómetro, 
ya mirando su reloj.
La muñeca estaba pálida,
yo temblaba de emoción, 
y, al fin, 
el médico dijo bajando mucho la voz:
Esta tos solo se cura
con un caramelo o dos.

Periodista, maestro y escritor argentino dedicado especialmente a la literatura infantil y juvenil. Otras obras poéticas reconocidas son «La tijera de mamá» y «La ronda del zapatero».

Las siete vidas del gato (Rafael Pombo)

Las siete vidas del gato (Rafael Pombo)
Preguntó al gato Mambrú
el lebrel Perdonavidas:
—Pariente de Micifú,
¿qué secreto tienes tú
para vivir siete vidas?

Y Mabrú le contestó:
—Mi secreto es muy sencillo, 
pues no consiste sino
en frecuentar como yo
el aseo y el cepillo.

(1833 – 1924) Escritor, traductor y diplomático colombiano. Destacó sobre todo en los campos de la poesía, las fábulas y los relatos infantiles. Su cuento más popular es «La pobre viejecita» (1854).

Mariposa del aire (Federico García Lorca)

Mariposa del aire (Federico García Lorca)
Mariposa del aire,
qué hermosa eres,
mariposa del aire,
dorada y verde.
Luz del candil, 
mariposa del aire,
¡quédate ahí, ahí, ahí!
No te quieres parar,
pararte no quieres.

Mariposa del aire
dorada y verde.
Luz del candil, 
mariposa del aire, 
¡quédate ahí, ahí, ahí!
¡Quédate ahí!
Mariposa, ¿estás ahí?

(1898 – 1936) Autor de la Generación del 27, fue un prosista, poeta y dramaturgo español. Se le considera uno de los mayores referentes de la literatura del siglo XX.

Pegasos, lindos pegasos (Antonio Machado)

Pegasos, lindos pegasos (Antonio Machado)
Pegasos, lindos pegasos, 
caballitos de madera.

Yo conocí siendo niño,
la alegría de dar vueltas
sobre un corcel colorado,
en una noche de fiesta.

En el aire polvoriento
chispeaban las candelas,
y la noche azul ardía
toda sembrada de estrellas.

¡Alegrías infantiles
que cuestan una moneda
de cobre, lindos pegasos,
caballitos de madera!

(1875 – 1939) Narrador y dramaturgo español, fue también uno de los máximos exponentes de la poesía de la Generación del 98. Su poema más popular es «La Saeta».

Parejas (Gloria Fuertes)

Parejas (Gloria Fuertes)
Cada abeja con su pareja.
Cada pato con su pata.
Cada loco con su tema.
Cada tomo con su tapa. 
Cada tipo con su tipa.
Cada pito con su flauta.
Cada foco con su foca.
Cada plato con su taza.
Cada río con su ría.
Cada gato con su gata.
Cada lluvia con su nube.
Cada nube con su agua.
Cada niño con su niña.
Cada piñón con su piña.
Cada noche con su alba. 

(1917 – 1998) Escritora castellana, perteneciente a la Generación del 50, que destacó en la poesía. Colaboró en programas juveniles e infantiles de TVE.

Poemas infantiles más largos

Algunas de las mejores poesías para niños ocupan un poco más de espacio y son un pelín más largas. Eso solo quiere decir que tu peque disfrutará aún más rato de la lectura de uno de estos poemas infantiles. Te aseguramos que cuentan historias maravillosas… Algunos son relatos fantasiosos y otros enseñan sobre las estaciones del año (como la poesía infantil sobre la primavera o el otoño).

A Margarita Debayle (Rubén Darío)

A Margarita Debayle (Rubén Darío)
Margarita está linda la mar,
y el viento,
lleva esencia sutil de azahar;
yo siento
en el alma una alondra cantar;
tu acento:
Margarita, te voy a contar
un cuento:

Esto era un rey que tenía
un palacio de diamantes,
una tienda hecha de día
y un rebaño de elefantes,
un kiosko de malaquita,
un gran manto de tisú,
y una gentil princesita,
tan bonita,
Margarita,
tan bonita, como tú.

Una tarde, la princesa
vio una estrella aparecer;
la princesa era traviesa
y la quiso ir a coger.

La quería para hacerla
decorar un prendedor,
con un verso y una perla
y una pluma y una flor.

Las princesas primorosas
se parecen mucho a ti:
cortan lirios, cortan rosas,
cortan astros. Son así.

Pues se fue la niña bella,
bajo el cielo y sobre el mar,
a cortar la blanca estrella
que la hacía suspirar.

Y siguió camino arriba,
por la luna y más allá;
más lo malo es que ella iba
sin permiso de papá.

Cuando estuvo ya de vuelta
de los parques del Señor,
se miraba toda envuelta
en un dulce resplandor.

Y el rey dijo: «¿Qué te has hecho?
te he buscado y no te hallé;
y ¿qué tienes en el pecho
que encendido se te ve?».

La princesa no mentía.
Y así, dijo la verdad:
«Fui a cortar la estrella mía
a la azul inmensidad».

Y el rey clama: «¿No te he dicho
que el azul no hay que cortar?.
¡Qué locura!, ¡Qué capricho!...
El Señor se va a enojar».

Y ella dice: «No hubo intento;
yo me fui no sé por qué.
Por las olas por el viento
fui a la estrella y la corté».

Y el papá dice enojado:
«Un castigo has de tener:
vuelve al cielo y lo robado
vas ahora a devolver».

La princesa se entristece
por su dulce flor de luz,
cuando entonces aparece
sonriendo el Buen Jesús.

Y así dice: «En mis campiñas
esa rosa le ofrecí;
son mis flores de las niñas
que al soñar piensan en mí».

Viste el rey pompas brillantes,
y luego hace desfilar
cuatrocientos elefantes
a la orilla de la mar.

La princesita está bella,
pues ya tiene el prendedor
en que lucen, con la estrella,
verso, perla, pluma y flor.

* * *

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar:
tu aliento.

Ya que lejos de mí vas a estar,
guarda, niña, un gentil pensamiento
al que un día te quiso contar
un cuento.

(1867 – 1916) Periodista, poeta y diplomático nicaragüense. También conocido como el «Príncipe de las letras castellanas», es considerado uno de los referentes del modernismo.

Doña Primavera (Gabriela Mistral)

Doña Primavera (Gabriela Mistral)
Doña Primavera 
viste que es primor,
viste en limonero
y en naranjo en flor.

Lleva por sandalias
unas anchas hojas,
y por caravanas
unas fucsias rojas.

Salid a encontrarla
por esos caminos.
¡Va loca de soles
y loca de trinos!

Doña Primavera 
de aliento fecundo,
se ríe de todas
las penas del mundo...

No cree al que le hable
de las vidas ruines.
¿Cómo va a toparlas
entre los jazmines?

¿Cómo va a encontrarlas
junto de las fuentes
de espejos dorados
y cantos ardientes?

De la tierra enferma 
en las pardas grietas,
enciende rosales
de rojas piruetas.

Pone sus encajes,
prende sus verduras,
en la piedra triste
de las sepulturas...

Doña Primavera
de manos gloriosas,
haz que por la vida
derramemos rosas:

Rosas de alegría,
rosas de perdón,
rosas de cariño
y de exultación.

(1889 – 1957) Premio Nobel de Literatura en 1945, fue una reconocida profesora y escritora chilena que destacó en el campo de la poesía durante el siglo XX.

El gallo despertador (Gloria Fuertes)

El gallo despertador (Gloria Fuertes)
Kikirikí,
estoy aquí,
decía el gallo
Colibrí.

El gallo Colibrí
era pelirrojo,
y era su traje
de hermoso plumaje.

Kikirikí.
Levántate campesino,
que ya está el sol
de camino.

—Kikirikí.

Levántate labrador, 
despierta con alegría,
que viene el día.

—Kikirikí.

Niños del pueblo
despertad con el ole,
que os esperan en el "cole".
El pueblo no necesita reloj,
le vale el gallo despertador.

(1917 – 1998) Escritora castellana, perteneciente a la Generación del 50, que destacó en la poesía. Colaboró en programas juveniles e infantiles de TVE.

Los sueños (Antonio Machado)

Los sueños (Antonio Machado)
El hada más hermosa ha sonreído
al ver la lumbre de una estrella pálida,
que en hilo suave, blanco y silencioso
se enrosca al huso de su rubia hermana.

Y vuelve a sonreír porque en su rueca
el hilo de los campos se enmaraña.
Tras la tenue cortina de la alcoba
está el jardín envuelto en luz dorada.

La cuna, casi en sombra. El niño duerme. 
Dos hadas laboriosas lo acompañan,
hilando de los sueños los sutiles
copos en ruecas de marfil y plata.

(1875 – 1939) Narrador y dramaturgo español, fue también uno de los máximos exponentes de la poesía de la Generación del 98. Su poema más popular es «La Saeta».

El Reino del Revés (María Elena Walsh)

El Reino del Revés (María Elena Walsh)
Me dijeron que en el Reino del Revés
nada el pájaro y vuela el pez,
que los gatos no hacen miau y dicen yes,
porque estudian mucho inglés.

Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés.

Me dijeron que en el Reino del Revés
nadie baila con los pies,
que un ladrón es vigilante y otro es juez,
y que dos y dos son tres.

Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés.

Me dijeron que en el Reino del Revés
cabe un oso en una nuez,
que usan barbas y bigotes los bebés,
y que un año dura un mes.

Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés.

Me dijeron que en el Reino del Revés
hay un perro pekinés,
que se cae para arriba y una vez...
no pudo bajar después. 

Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés.

Me dijeron que en el Reino del Revés
un señor llamado Andrés
que tiene 1530 chimpancés
que si miras no los ves.

Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés.

Me dijeron que en el Reino del Revés
una araña y un ciempiés
van montados al palacio del Marqués
en caballos de ajedrez.

Vamos a ver cómo es
el Reino del Revés.

Reconocida poeta, escritora y música argentina, despuntó en el campo de la literatura infantil. Una de sus obras más conocidas es «Otoño imperdonable».

Cómo se dibuja una señora (Gloria Fuertes)

Cómo se dibuja una señora (Gloria Fuertes)
Se dibuja un redondel
con un lápiz o un pincel,
con mucho pelo, mucho moño,
ojos, cejas y un retoño;
nariz chata de alpargata,
las orejas como almejas,
los pendientes, relucientes,
las pestañas como arañas, 
la boca de pitiminí
doña Sara es así. 

El cuerpo, otro redondel
grande como un tonel
y en él se dibuja ahora
la falda de la señora;
las piernas flacas,
los zapatos de tacón
con hebilla y con pompón. 

¡Qué señora tan señora, 
doña Sara, servidora!

(1917 – 1998) Escritora castellana, perteneciente a la Generación del 50, que destacó en la poesía. Colaboró en programas juveniles e infantiles de TVE.

Con tal de que duermas (Gabriela Mistral)

Con tal de que duermas (Gabriela Mistral)
La rosa colorada
cogida ayer;
el fuego y la canela
que llaman clavel;

el pan horneado
de anís con miel,
y el pez de la redoma
que la hace arder:

todito tuyo
hijito de mujer,
con tal que quieras
dormirte de una vez.

La rosa, digo:
digo el clavel. 
La fruta, digo,
y digo que la miel;

y el pez de luces 
y más y más también,
¡con tal que duermas
hasta el amanecer!

(1889 – 1957) Premio Nobel de Literatura en 1945, fue una reconocida profesora y escritora chilena que destacó en el campo de la poesía durante el siglo XX.

Beneficios de la poesía para niños

Igual que pasa con los cuentos infantiles y la narrativa enfocada a los peques, los poemas repercuten en los infantes a nivel tanto emocional como neuronal. Así que, para acabar este artículo, dejamos aquí algunos de los beneficios que aporta la poesía a los niños:

  • Ejercita su memoria
  • Aumenta su vocabulario y su oratoria
  • Mejora su comunicación, enseñándole que hay muchas formas de expresarse
  • Pone en marcha su imaginación y creatividad
  • Promueve su aprendizaje y sus habilidades de lectoescritura

¿Te ha gustado el artículo?

Índice de contenidos