¿Por qué mi bebé aún no camina?

Comentar: (0)

Compartir:

Los primeros pasitos del bebé son uno de los hitos más esperados por nosotros los padres, quienes anhelamos ese momento emocionante en el que lo veamos desplazarse de pie, tambaleándose, y conquistando una merecida independencia. 

Cuando nuestro bebé tarda más de lo que nos imaginábamos en aprender a andar, es habitual que nos pongamos un poquito ansiosos. Pero, ¿cuándo deberíamos preocuparnos?

¿A qué edad aprenden a andar los bebés?

Se dice que los bebés empiezan a andar alrededor del año de edad. Sin embargo, este número es solo un promedio, ya que es tan normal un bebé que da sus primeros pasos con 8 o 9 meses, que uno que solo se lanza a caminar cuando tiene 15 o 16 meses. Por eso, antes del año y medio de edad no deberías preocuparte porque tu bebé no camina por sí solo, siempre y cuando haya dado otras señales que indiquen que se está desarrollando como corresponde (por ejemplo, se puede sentar solo, o se desplaza con facilidad gateando).

Ten en cuenta que si tu hijo nació prematuro lo esperable es que camine cuando haya alcanzado esa edad en términos madurativos y no cronológicos –por ejemplo, si nació con 32 semanas, lo normal es que camine alrededor de los 14 meses y no de los 12.

¿Por qué mi bebé tarda más que otros?

De acuerdo, con que es normal que mi niño de un año y 4 meses aún no ande. ¡Pesa cada día más! ¿Por qué justo él se toma tanto tiempo? Bien, puede deberse a varios factores. En principio, el factor físico: los bebés más grandes tardan más que los bebés pequeños, simplemente porque al pesar más les cuesta más el movimiento. También está el factor de la personalidad del niño: los hay más osados y otros más temerosos. Si tu bebé se ha pegado un buen golpe cuando estaba intentando caminar, es posible que demore en volverse a intentarlo. Por otro lado, un bebé que tiene hermanos mayores posiblemente aprenda a andar antes, estimulado por querer hacer lo mismo que los niños.

¿Qué debemos hacer los padres?

En principio, no preocuparse antes de tiempo ni forzar al bebé a andar antes de que esté listo. Evitemos las comparaciones con otros niños, ya que hemos visto que el desarrollo de cada uno es diferente. Sí podemos estimularlos a andar proporcionándoles juegos y actividades que los motiven (por ejemplo, llevarlos al parque con frecuencia, darles carritos o juguetes de arrastre, caminar con ellos de la mano, etc.).

Ahora, si para sus 18 meses tu hijo no da ni las más mínimas señales de que esté listo para caminar, si no demuestra interés por desplazarse, o si además de no caminar notas otros comportamientos atípicos (como no responder a su nombre, dificultades para fijar la mirada, etc.) no está de más que lo consultes con su pediatra.

Puede que también te interesen los siguientes artículos:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados