¿A qué tienen miedo los niños?

Comentar: (0)

Compartir:

miedo-ninos

El miedo es una emoción sana o, como dicen los psicólogos, adaptativa, porque nos sirve para reaccionar ante la posibilidad de estar en peligro. Lo que sí es negativo es cuando se traspasa la línea y se convierte en fobia. Los temores más comunes que asaltan a los niños cambian según la edad. Te explicamos cuáles son.

De 0 a 2 años

Nada más nacer, el sistema nervioso de los bebés es inmaduro, así que cualquier estímulo inesperado, como un ruido fuerte, puede asustarles mucho. Incluso se recomienda que no aparezcamos en su campo de visión rápidamente, sino que vayamos acercándonos poco a poco desde lejos ya que no enfocan bien la vista. Cuando a los bebés les llega demasiada información que todavía no saben procesar a través de los sentidos, se produce un estado de alerta que puede provocarles mucho estrés.

Conforme pasan los meses, los temores de los peques van cambiando y lo que más les asusta es que sus papás se vayan. Cuando papá o mamá salen de la habitación o se van de casa, todavía no entienden que van a volver y eso les crea mucho malestar. A partir de los ocho o nueve meses los bebés empiezan a comprender que, aunque las cosas no estén a la vista, siguen existiendo, pero entra en juego un nuevo miedo: a los extraños. El niño empieza a diferenciar las caras conocidas (hermanos, padres abuelos...) del resto de la gente y ese bebé que iba de mano en mano tan feliz puede que ahora se ponga a llorar si un desconocido se acerca a hacerle carantoñas.

 

De 3 a 4 años

A esta edad empiezan a adquirir autonomía, cada vez son más las cosas que pueden hacer y entender y están en plena etapa de hacer las cosas por sí mismos. Sin embargo, si aparece un estímulo imprevisto o que no son capaces de comprender (por ejemplo, salir del cole y que no estemos ahí esperándoles), pueden asustarse mucho porque no logran darle sentido en sus estructuras mentales.

La fantasía es en esta edad muy potente (de hecho todavía no saben diferenciarla de la realidad totalmente), por eso monstruos, fantasmas y todo tipo de personajes fantásticos pueden asustarles mucho porque lo ven como real. En esta edad hay que vigilar lo que ven en la tele y, por ejemplo, valorar si es adecuado que vayan a una fiesta de Halloween.

 

De 5 a 6 años

Los niños de esta edad ya han aprendido que a las personas pueden pasarles cosas malas, por eso el miedo a separarse o perder a sus padres puede aparecer igual de intensamente que cuando eran bebés y manifestarse en forma de rabietas cuando los padres les dejan a cargo de otras personas. El miedo a la oscuridad y las pesadillas son típicas de esta etapa. El peque incluso puede reclamar volver a dormir en la misma habitación que sus padres, ya que su imaginación puede jugarle malas pasadas por la noche.

Se requiere tener más paciencia que nunca y entender que él vive la experiencia que le atemoriza como algo real. Por último, los conflictos que pueda tener en la escuela (que algún niño se meta con él, que la “seño” le haya corregido), pueden afectar a los niños más sensibles y causarles temor a ir al colegio.  

 

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies