Risoterapia en niños: el poder de la risa » LetsFamily
embarazo
Risoterapia con niños

Risoterapia en niños: el poder de la risa

Sin embargo, los especialistas dicen que los niños también se benefician de la risa. Y de hecho, la risa abierta y sin medida es una de las razones de que los más pequeños sean mucho más felices que los mayores.

 

Pero, ¿por qué la risa es tan beneficiosa?

Según los expertos, incrementa la autoestima, es una herramienta genial contra la timidez y ayuda a expresar emociones. Unos beneficios de los que no solo los mayores, sino también los niños, disfrutan. Pero además sirve para estrechar lazos afectivos y descargar tensiones, y aunque las de los niños no sean las mismas que las de los adultos, también para ellos sirve como un perfecto antídoto contra el estrés.

Por todas esas razones, potenciar la risa, muchas veces contagiosa, con la que los niños parecen disfrutar del mundo como locos, es una estupenda idea. Nosotros también podemos aprovecharnos de todos los beneficios de la risa uniéndonos a su juego y riéndonos todos juntos. Habrá cientos de situaciones en las que surgirá de forma espontánea, pero si queremos asegurarnos podemos organizar una sesión casera de risoterapia.

 

Prepara juegos juntos para poner en práctica esta técnica:

  • No te rías que es peor. Es uno de los juegos favoritos de muchos niños, y es que resistirse a sus encantos no es nada sencillo. Se trata de mirar fijamente a la otra persona y ver quién aguanta más sin reírse. Aunque parezca fácil, aguantar más de cinco segundos sin que se nos escape la risa es bastante complicado.
  • El juego de las sillas. No solo se trata de correr hasta alcanzar la silla que quede libre una vez que pare la música, sino también de disfrutar de un juego que arranca un montón de sonrisas desde que empieza hasta que acaba. Y si no, mira la cara de todos los que juegan durante la sesión. Verás que a ninguno de ellos le falta una enorme sonrisa en la cara.
  • Mimo. ¿Qué pasa cuando intentamos que un niño nos transmita un mensaje sin usar el lenguaje verbal para ello? Lo más habitual es que acabemos partiéndonos de risa, igual que ellos. Nos resulta divertido intentar adivinar qué quieren decir sus gestos, mientras que ellos se mondan de la risa intentando que les entendamos.
  • Si yo fuera… Otro juego para arrancar unas cuantas risas es el de que los demás adivinen qué animal estamos interpretando. ¿Un caballo? ¿Una rana? ¿Un mono? Tendremos que actuar como el animal que estamos intentando que adivinen. ¡Veréis cómo os lo pasáis en grande!