Vuelta al cole | ¿Todo listo para Septiembre? 🎒 | LetsFamily
embarazo

Algunos consejos para la vuelta al cole

Material escolar para la vuelta al cole

La vuelta al cole supone para todas las familias un importante desembolso económico, lo que puede desequilibrar la economía doméstica. Por eso hay que tener en cuenta todos los consejos posibles que nos permitan ahorrar a la hora de adquirir material escolar para la vuelta al cole.

Tips para ahorrar comprando material escolar:

Lo mejor es visitar varios establecimientos y comparar los precios para poder ahorrar dinero.

Otra alternativa son los libros de segunda mano y en eso puede ayudarnos el AMPA del colegio. En muchos colegios se han creado diferentes sistemas de préstamos de libro durante el curso escolar. En este caso, podrán acceder los alumnos que cumplan con ciertos requisitos, sobre todo relacionados con la economía familiar.

Como los libros de texto pueden llegar a ser bastantes caros, sobre todo si se tienen hijos de diferentes edades y en diferentes cursos, en Internet hay varias alternativas para poder encontrar este material para la vuelta al cole, podremos conseguirlo a un precio muy barato o incluso donado.

Grandes superficies, una buena alternativa para el material escolar

Las grandes superficies ofrecen campañas de descuento, por ello es importante tener en cuenta estos lugares para adquirir materiales complementarios como libretas, bolígrafos, mochilas escolares, estuches, forros, etc.

Para que salga incluso más barato, lo mejor es adquirir el material en otra época del año que no sea Septiembre ni aquellas que esté próxima a la vuelta al cole.

Las ayudas y becas son otras opciones que hay que tener presentes a la hora de buscar material escolar. Cada año, los ayuntamientos, comunidades autónomas o incluso el propio Estado, ponen en marcha campañas para conseguir todo el material necesario para los niños y el colegio.

Hay que recordar que no es necesario estrenar nuevo material con la llegada de un nuevo curso. Se puede usar el del año pasado siempre que esté en buen estado o no se haya gastado. En este caso puede ser las mochilas escolares, cuadernos, pinturas, bolígrafos, estuches. Es necesario revisar el material que tienen los niños y hacer un inventario para no gastar más dinero.

Son pequeños detalles, pero que pueden llegar a marcar la diferencia.

 

CONSEJOS PARA INTRODUCIR A TU HIJO A LA RUTINA CON LA VUELTA AL COLE

Las vacaciones de verano son lo suficientemente largas para que cueste volver a la rutina. Porque ni lo horarios de esas fechas son los mismos que cuando hay cole, ni hay tiempo limitado para el juego. Por eso, cuando se acerca septiembre, suena el despertador y hay que retomar la rutina, no es raro que a los más pequeños se les peguen las sábanas con la vuelta al cole.

Los profesores son conscientes de que cuesta recuperarse de ese descanso, así que en la mayoría de los programas escolares está previsto que los primeros días de clase del año escolar sea algo flexible, con tiempo para hablar con los compañeros como fueron las vacaciones y con la ayuda de los profesores, poco a poco se irán adaptando. En casa podemos ayudar a que la vuelta al cole no sea un suplicio con estos consejos:

Retomar horarios

Un par de días antes de que comiencen el cole, siempre es buena idea acostumbrarles de nuevo al horario que tenían antes de vacaciones.

Adelantarles que en unos días comenzarán las clases

Anunciarles que ya queda poco para volver a clase y a reencontrarse con sus amigos, es importante para que vayan haciéndose a la idea.

Asociaciones positivas

Presentarles el colegio como un espacio donde aprenden divirtiéndose ayuda a que no pongan obstáculos en la vuelta a la rutina.

La despedida, corta y sin engaños

Lo mejor es que el día que toque volver a la rutina nos despidamos de ellos donde habitualmente lo hacemos (en la puerta de casa o del colegio) sin alargar demasiado esa despedida y diciéndoles adiós con naturalidad. Además, no conviene engañarlos diciendo que volveremos a por ellos en cinco minutos. De lo contrario, cuando vean que eso no es cierto, se generará una desconfianza en los pequeños que no resultará beneficiosa.

Más flexibles los primeros días

Aunque no tardarán en hacerlo más de una semana, si los primeros días se muestran de mal humor, no pasa nada por ser un poco más flexibles. Dejar que lleven al colegio su objeto de consuelo ( su peluche preferido, por ejemplo) o no enfadarnos porque tarden más de lo habitual en vestirse, comer o realizar cualquier otra tarea cotidiana es una buena estrategia.