Niños

Uno de los principales logros escolares que los padres esperamos ver en nuestros hijos es el que aprendan a leer y a escribir. Se trata de habilidades indiscutiblemente útiles, y que se adquieren de a poco, incluso antes de la escolarización formal.
Ahora que han comenzado las clases, una de las rutinas que más se modifica es la planificación y la preparación de las comidas de los niños. Si en lugar de comer la comida del comedor escolar, debes enviar su almuerzo al cole, pueden serte de utilidad estas recomendaciones.
Los percentiles son unos parámetros que se obtienen de comparar la talla y el peso de nuestro hijo con las medidas tomadas a un gran número de niños de la misma edad. Estos datos le sirven al pediatra para medir cómo está siendo el crecimiento de nuestro hijo y detectar alguna posible anomalía.
La merienda es la “hermana pobre” de las comidas. La mayoría de los adultos no merendamos y, en el caso de los niños, casi todos lo hacen delante de la tele y solo la mitad consumen fruta, un alimento que debería estar presente en esta comida para alcanzar las cinco raciones de fruta y verdura diarias que se necesitan.
Cuidado con tirarse de cabeza a la piscina, la Sociedad Española de Neurología advierte del aumento de lesiones graves entre niños y adolescentes por la costumbre de tirarse al agua de cabeza.
Permitir cookies