¡No me gusta mi cuerpo de embarazada! | LetsFamily
embarazo
Actualidad Reciclaje Uncategorized

¡No me gusta mi cuerpo de embarazada!

Desafortunadamente, no todas nos sentimos así: también puede ocurrir que nos sintamos incómodas, que nos miremos al espejo y no nos reconozcamos, o simple y llanamente que odiemos nuestra figura de embarazo. ¿Cómo lidiar con esta desagradable situación?

¿De dónde viene tanto peso?

Tal vez te ayude comprender por qué has subido tanto de peso, dónde se localizan los kilos, y cuáles son más fáciles de bajar. Puede que llegar a la semana 35 de embarazo con 12 kilos de más te parezca excesivo, pero ¿sabes qué? Probablemente pierdas la mitad (o más) de ese peso durante el parto. Esto se debe a que al menos dos de esos kilos se deben al incremento de sangre y otros fluidos en el cuerpo, un kilo está en tu sostén, otros dos en el peso del útero y la placenta, uno más en el líquido amniótico. Y, para esa altura del embarazo, tu bebé pesa entre dos kilos y medio y tres.

Eso sí, es muy recomendable llevar una dieta sana, equilibrada y acorde al embarazo. Saber qué podemos comer y qué no, y sobre todo, cómo poder evitar los famosos “antojos” que suelen darse a lo largo de este periodo para no dar pie a kilos de más por comer aquello que puede provocar también el exceso de peso.

Cómo lidiar con los sentimientos desagradables

Procura no torturarte demasiado. Acepta tus sentimientos y recuerda que este estado pronto pasará. De momento, puede servirte no mirarte en los espejos de cuerpo entero, y deshacerte de tu báscula de baño para no obsesionarte con el peso. Incluso puedes pedirle a tu médico que, al controlar tu aumento de peso, anote discretamente el número pero que no te lo diga.

Por último, tal vez quieras considerar la siguiente idea: contratar un fotógrafo profesional para que te tome preciosas imágenes de maternidad, enfocadas en tu bella barriga (no en tus muslos o tu trasero) que resalte la belleza de esta época de tu vida. Si no quieres, no mires las imágenes: guárdalas para más adelante, algún día en que estés menos hormonal y más objetiva y puedas apreciar la hermosura que sin duda irradias, aunque ahora no te des cuenta de ello.

¿Acaso no deberías estar sintiéndote feliz? ¿No es lo más importante que tu bebé esté creciendo sano dentro de ti? Haz lo posible por acallar esa voz interior que te llena de culpas: quién más, quién menos, todas nos sentimos incómodas o molestas en el embarazo.